Última Hora

“Viéndolos a los ojos puedo asegurar que ni uno solo de los 5 millones de costarricenses ha sido espiado o ha visto comprometida su privacidad con los proyectos que se desarrollaron”.

Así inició el presidente Carlos Alvarado su esperada y cuestionada comparecencia ante los diputados por la investigación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), que arrancó a eso de las 10 a. m. y se extenderá posiblemente hasta altas horas de esta tarde.

El mandatario utilizó su intervención inicial para defender la legalidad y “buena fe” de la iniciativa, que le costó al Gobierno la renuncia de un ministro, dos viceministros y tres asesores presidenciales y una enorme cuota de capital político.

“Vengo a rendir cuentas con vehemencia y mucha paz en mi corazón porque sé que todo lo que se hizo fue por el bien del país (…) Ningún alcance fue para el beneficio particular de un tercero, nadie se robó un cinco de la plata de los costarricenses con el trabajo que se hizo u obtuvo beneficios ilegales de esto, no hubo ningún fin político electoral, lo garantizo por lo más sagrado”, aseguró.

El Presidente afirmó que todas esas “parte de las calumnias que se han difundido, de las insinuaciones que se han esparcido”, añadió.

También desmintió todas las “teorías conspirativas” que se crearon en torno a la UPAD, como que haya trabajado a escondidas o que se tratara de una unidad de espionaje, tampoco que se hayan utilizado bienes públicos de manera errónea.

Las preguntas de los diputados arrancarán una vez termine la intervención del mandatario, para la cual tiene 30 minutos.