Última Hora

Luego de que la noche del viernes el Juzgado Penal de Hacienda y la Función Pública inhabilitara del cargo por los próximos seis meses a los alcaldes involucrados en el caso Diamante, las reacciones no se hicieron esperar.

Para Humberto Soto Herrera, alcalde de Alajuela, el daño moral es irreparable la detención no fue comprendida.

“La detención fue totalmente injustificada porque a los dos días nos dejaron libres, se privó mi libertad de manera injusta y arbitraria, pudieron presentarse a mi casa y llevarse lo que quisieran y notificarme que debía presentarme a este circuito al día siguiente y yo me hubiera presentado sin problema, no era necesaria la detención de mi persona ni de ningún alcalde.

“La Fiscalía se basa en indicios no probados, una simple llamada telefónica que puede ser interpretada por cualquier persona adentro o fuera de cualquier manera, son indicios no probados que es muy diferente”, explicó.

Soto aseguró que su compromiso con los alajuelenses sigue en pie, a pesar de que el daño moral es “irreparable”.

“Reitero mi compromiso como alcalde de Alajuela desde hace año y medio y hablo con hechos y acciones de mi trabajo desde la alcaldía municipal y puedo ver a cualquier alajuelense a los ojos sin ningún problema.

“Por supuesto que hay un daño moral a Humberto Soto irreparable. Qué pasa cuando salga inocente, quién va a reparar el daño moral, absolutamente nadie y eso le digo al pueblo costarricense. En ningún momento solicité 4 millones de colones para la campaña”, concluyó el jerarca municipal.

Spotify TeleticaRadio