Última Hora

El 2020 cerrará con más de 2.000 muertos por COVID-19 en Costa Rica, según la estimación de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La cifra no es solo impactante sino optimista, pues se construye a partir de un promedio diario de 20 fallecimientos, que según el gerente médico de la Caja, Mario Ruiz, hoy es incierto.

En comparecencia ante la Comisión que analiza la estabilidad financiera de la institución, Ruiz aseguró a los diputados que la cifra diaria de muertes podría alcanzar las 40 o 60 si se mantiene el ritmo de contagio actual.

“Al día de hoy de cada 100 personas fallecen 20, si vamos a las UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) el 45% de las personas que ingresan ahí fallecen, pese a que estamos haciendo todo lo humanamente posible para brindarles atención”, lamentó.

Ruiz enmarcó esta realidad en medio de la posibilidad de un segundo brote mundial del mortal virus que ya amenaza a varios países de Europa.

“Nos preocupa que el mundo está a las puertas de una segunda ola, podría haber un momento en que no tengamos suficiente equipo médico, suficientes pruebas, suficientes camas y que colapsen los servicios de salud”, añadió.

El gerente aseveró que esa preocupación también se traduce en un nuevo reto que es el manejo “humano” de los cuerpos.

“Uno de nuestros mayores temores es que fallezca tanta gente que no se puedan identificar, estamos luchando por darle a todos un trato digno”, aseguró.