Última Hora

El hombre detenido tras una persecución en Hatillo 8 venía saliendo de la cárcel, tras cumplir una condena por el mismo delito.

A pesar de que recién termino su condena de tres  años por robo a viviendas, parece que la lección no le bastó a un hombre de apellidos Molina Vargas de 42 años.

Molina fue una vez más detenido y enviado al Tribunal de Flagrancia por cometer una vez más un robo en una casa en La Uruca.

Según la Policía Judicial el modo de operar del hombre es el mismo por el que fue condenado.

La Fuerza Pública en una rápida acción llegó a la vivienda y mientras le daban la señal de alto al vehículo sospechoso este huyo golpeo la patrulla y le quebró la pierna a uno de los oficiales que se resguardaba.

Más patrullas le dieron un seguimiento con intercambio de balas, hasta que un riachuelo se decidieron de las armas, de la cual el OIJ logró encontrar horas después una de nueve milímetros.

Cuando logran detener el vehículo las autoridades se dan cuenta que el que conducía era un menor de 17 años, hijo del ex convicto.

Ambos fueron enviados a un Tribunal de Flagrancia, donde en este momento realiza la audiencia en su contra.