Las selecciones nacionales de voleibol de sala determinaron, por el momento, no retomar los entrenamientos presenciales para proteger la integridad de los seleccionados nacionales.

Desde hace algunas semanas, se aprobó el protocolo para realizar entrenamientos de campo presenciales, pero ante el aumento exponencial de casos en nuestro país los capitanes tomaron la decisión.

Richard Smith, capitán de la selección mayor de voleibol de Costa Rica explicó que los entrenamientos virtuales logran unificar al grupo y a la vez es una muestra de las ganas y la entrega de cada integrante.

“De los entrenamientos virtuales rescato la unión, la entrega y motivación que hemos tenido durante este tiempo para seguir entrenamiento desde la casa, agradeciéndole al cuerpo técnico que se han enfocado en mantenernos siempre activos a pesar de no saber cuándo volvemos a la cancha, sabemos que eso es un enfoque a lo que queremos que es la representación de nuestro país”, destacó Smith.

Para su compañero de equipo, Hugo Rodríguez, lo más complicado de los entrenamientos virtuales es no poder controlar el aspecto táctico, aunque la destreza y fortaleza física si tienen un punto alto durante estos entrenamientos.

“Dentro de los principales retos, puedo mencionar la necesidad de establecer una disciplina muy diferente a la que desarrollábamos de manera presencial, esto implica tener mayor ética deportiva, porque si no aplicamos el mayor esfuerzo en los entrenamientos virtuales hoy, a mediano plazo nos vamos a hacer daño a nosotros mismos.”, indicó Rodríguez.

Los seleccionados tanto de sala, como de playa, se mantendrán entrenando desde casa por medio de plataformas virtuales.

Los objetivos no han cambiado y se sigue pensando en recuperar la hegemonía de la zona sin dejar de lado el estado físico y salud de los jugadores.