Última Hora

Un reciente estudio publicado por la revista Journal of Applied Physiology demostró que los tatuajes empeoran la capacidad de sudoración mientras se realiza deporte.

Para ello analizaron a 10 deportistas tatuados en condiciones de temperatura normal y también a altas temperaturas, para comparar el ratio de sudoración en zonas tatuadas y no tatuadas.

El sudor es la respuesta natural que tiene el organismo para regular la temperatura, por lo que un empeoramiento en la sudoración se traduce en una peor capacidad para disipar el calor.

En ese punto, los investigadores detectaron que si bien el tiempo que pasaba para que inicie la sudoración no sufre cambios en zonas tatuadas o no, sí la cantidad de líquido que se transpira, el ya que el ratio se vio disminuido en un 14% de media.

Según dicho estudio, esta variación puede afectar, sobre todo, a personas que tienen la mayor parte de su cuerpo tatuado, por lo que podrían estar más propensos a golpes de calor.

Aunque solo son los primeros estudios al respecto, resultados llaman la atención ante la tendencia de muchos deportistas a tatuarse el cuerpo.

*Información cortesía del Prof. Jorge Lobo.