Última Hora

La sensación de volver a la piscina la volvieron a vivir las selecciones nacionales de deportes acuáticos que desde este lunes tienen el aval para regresar a la piscina a entrenar en época de alerta sanitaria por el COVID-19.

Una vez aprobadas las “Guías Técnicas Sanitarias y protocolos” presentados por la Federación Costarricense de Deportes Acuáticos (Fecod) y avaladas por el Ministerio de Salud, ya la mayoría de seleccionados pudieron volver a entrenar tras no hacerlo desde el pasado 6 de marzo.

Pablo Camacho, uno de los entrenadores de la Selección Nacional, inició esta semana en el Polideportivo de Belén de Heredia con un reducido grupo de 3 a 4 personas por carril.

“Teníamos mucho tiempo de no entrenar en una piscina por lo que en los próximos 22 días estaremos con entrenamientos de activación, los cuales rondarán 2.600 a 3.400 metros con ritmos muy bajos. Apenas para centrarnos en la corrección técnica, ir recobrando la sensibilidad del agua y tomando un poco de aire. Por ahora, contamos con los seleccionados de Belén por estar cerca de sus casas. Por el protocolo no podemos reunir a todos”, destacó Camacho al Comité Olímpico Nacional.

Los 14 seleccionados que se entrenan en el Polideportivo de Belén bajo la tutela de Pablo Camacho son todos del cantón belemita entre ellos están: Karina Solera, Jimena Rodríguez, Stefanie Venegas, Kathia Venegas, Carlos Moreno, Alberto Vega, Sebastián Arroyo, Beatriz Padrón, Alondra Ortiz, Julio Pérez, Amanda Alfaro, Arnoldo Herrera, Russel Brown y Bryan Álvarez.

Dicho grupo se estaba preparando para ser parte de la Selección Nacional de nuestro país que viajaría a diferentes pruebas internacionales a México y Puerto Rico en el pasado mes de abril, pero la pandemia truncó sus aspiraciones.

“Me siento feliz porque ya estamos de regreso en el agua. Ahora a regresar poco a poco para poder retomar la forma física, pero tranquilo porque se nos permite volver a entrenar en el agua. Ahora tomando un día a la vez y disfrutando cada entrenamiento”, mencionó el atleta Arnoldo Herrera.

Para Beatriz Padrón las seis semanas fuera de una piscina fueron una eternidad, por lo que hoy aprovecha cada segundo para volver a recuperar su forma física.

“Después de seis semanas sin tocar agua, volver a la piscina se siente demasiado bien. Claro que uno se siente súper extraño, por falta de condición y por las medidas de distanciamiento en el área de entrenamiento, pero a pesar de todo, estoy muy contenta por poder volver a nadar, realmente me hacía mucha falta” mencionó la especialista del estilo mariposa.

Protocolo a seguir.

Dentro de las medidas sanitarias que deberán seguir los nadadores destacan que: primero, tienen que lavarse las manos, después meter la suela de los zapatos en una base con desinfectante, después se les toma la temperatura y por último ya pueden entrar a la piscina como tal.

Además, todos los entrenadores deben usar careta obligatoriamente todo el entrenamiento y solo pueden estar dentro de cada carril cuatro nadadores.

Tienen tres horas diferentes para que el equipo entrene y en todo momento, se mantienen los mismos lineamientos.

Poca cantidad de personas en el carril, no más de dos personas en la pared en descanso.