Última Hora

Con la mirada puesta en una bandera a lo lejos, Jamiatul Akmal Abdul Jabar acelera, alentada por sus amigos, y chuta un balón... pero no en una cancha de fútbol, sino un campo de golf en Malasia.

Es el 'futgolf', una nueva disciplina que fusiona los dos deportes y que atrae a un nuevo público a los 'greens'.

El deporte sigue las reglas del golf, pero los jugadores deben dejar los palos en casa. Comienzan desde el 'tee' propulsando el balón con los pies y deben jugar cada hoyo con el mínimo número de golpes posible.

Jamiatul comenzó a practicar este nuevo deporte con sus amigos en un campo de golf transformado, con hoyos de 53 cm de diámetro, cerca de la capital malasia Kuala Lumpur.

Esta mujer de 38 años confiesa que siempre consideró el golf "como un deporte muy aburrido", pero que ha quedado seducida por el 'futgolf'.

"Tienes la impresión de que es algo nuevo, que tienes que probarlo", dice Jamiatul, apasionada del fútbol sala. "Voy a reservar otra partida".

Miles de jugadores practican actualmente esta disciplina en 36 países y se creó una Federación Internacional de 'Futgolf' en 2012.

Ya se han organizado varios campeonatos del mundo, aunque el de 2020, previsto en Japón, fue aplazado al próximo año como consecuencia de la pandemia.

Si los orígenes de este deporte no están claros, uno de los primeros torneos conocidos se celebró en los Países Bajos en 2008.

Nueva fuente de ingresos

En Malasia se comenzó a practicar 'futgolf' en 2018 en Bukit Jelutong, en un campo de golf abandonado cerca de la capital que fue renovado por 'Footgolf Malaysia'. 

Jeffrey Cottam, cofundador de la compañía, recuerda que al comienzo los propietarios del club de golf no querían oír hablar de dejar a los futbolistas pisar sus 'greens'.

Pero al final consiguió instalarse en Bukit Jelutong y su empresa gestiona ahora dos campos, que pronto serán tres.

Más de 2.000 personas practican este deporte cada mes en Malasia, "Como en el golf, en el futgolf, poco importa la fuerza o la juventud del jugador. Es más técnico (...), no se trata de ganar a rivales, sino de conquistar el terreno", asegura.

Espera que la popularidad creciente de esta disciplina aportará una ayuda que será bien recibida por algunos clubes de golf.

En numerosos países, el golf no acaba de interesar a los jóvenes, que no disponen de toda una jornada para practicar este deporte y numerosos clubes han tenido que cerrar.

El 'futgolf' puede convertirse en una nueva fuente de ingresos para estos clubes. En Estados Unidos, por ejemplo, este deporte se practica ya en más de 500 campos, según la federación de ese país.

Danny Chia, un jugador malasio profesional, estima que este deporte les puede echar una mano: "Hay muchos campos de golf en dificultades. Podría ser una nueva salida para ellos", indicó.