Última Hora

Un desconocido tumbando al chico de oro del boxeo en el Madison Square Garden. En junio, el estadounidense de origen mexicano Andy Ruiz Jr sacudió a lo grande el escenario de los pesos pesados al proclamarse campeón destronando a Anthony Joshua, que le devolvió el golpe seis meses después en Arabia Saudí.

El 1 de junio el boxeo vivió una de sus veladas más improbables. Ruiz, boxeador de segunda fila con un físico poco alentador, sorprendió al hombre destinado a un largo reinado, el campeón olímpico en 2012, un gigante de cuerpo perfecto llamado Anthony Joshua.

Herido en su orgullo, el británico completó una preparación perfecta y se cobró la revancha. El 8 de diciembre en Arabia Saudí derrotó a los puntos a Ruiz para recuperar los cinturones de tres de las cuatro organizaciones del boxeo actual (la Federación Internacional, la Organización Mundial y la Asociación Mundial).

Joshua afiló su físico perdiendo cuatro kilos para hacer frente a la velocidad de manos de Ruiz, que se presentó al combate con su oronda figura alcanzando los 128 kg... Para sus 1,83 metros.

"Me volví un hombre noctámbulo. No me preparé como debía. Gané demasiado peso... pero no quiero poner excusas. Me ganó", dijo tras la pelea.

El otro protagonista de la revancha fue el anfitrión, Arabia Saudí. Para llevarse el combate más esperado del año a su país, Riad invirtió más de 100 millones de dólares: 60 para Joshua, 40 para la promotora Matchroom y 9 para Ruiz.