Última Hora

El maratoniano keniano Eliud Kipchoge no estuvo en el Mundial de Doha, pero fue el protagonista del atletismo en 2019. 

Lo hizo gracias a un evento a medio camino entre el deporte y el 'show' comercial, en octubre en Viena, donde se convirtió en el primer hombre de la historia en bajar de las dos horas (1h59:40) en el maratón, casi dos minutos menos respecto a su récord mundial (2h01:39), logrado un año antes en Berlín. 

El nuevo crono no fue homologado porque la carrera estuvo preparada especialmente para él y con las condiciones favorables para que consiguiera la hazaña, incluyendo una serie de liebres para ayudarle en su misión. 

Detrás del proyecto estaba el grupo petroquímico británico Ineos y el multimillonario Jim Ratcliffe, lo que generó controversia al ser considerado por algunos como un evento comercial y publicitario más que deportivo.

"Soy el hombre más feliz en correr por debajo de las dos horas, para decirle a la gente que ningún ser humano tiene límites", declaró el maratoniano de 34 años.