Última Hora

Tres años después de haberse pasado a las carreras de ruta, la estrella del atletismo británico Mo Farah regresa a la pista el viernes en Bruselas, buscando golpear de entrada el récord de la hora de Haile Gebreselassie.

El cuádruple campeón olímpico (5.000 metros y 10.000 metros en 2012 y 2016) había anunciado el año pasado su deseo de volver a pisar el tartán con el objetivo de disputar los 10 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

La cita olímpica fue aplazada un año a causa del coronavirus, pero el corredor de origen somalí (37 años) se mantuvo fiel a su idea y estará en el estadio Rey Balduino para tratar de engrandecer un palmarés rico en metales pero no tanto en registros.

El objetivo será mejorar los 21,285 kilómetros recorridos por la leyenda etíope Haile Gebreselassie el 27 de junio de 2007.

"Estoy muy ilusionado, como un niño, extrañé mucho la pista y es genial estar de nuevo en un estadio. El récord de Haile significa mucho para mí. Es bonito hacer historia. No son los Juegos Olímpicos pero tener un récord del mundo es algo fenomenal", declaró el séxtuple campeón del mundo, quien estará acompañado en Bruselas por su colega de entrenamientos, el belga Bashir Abdi, 2ª mejor marca europea de maratón de todos los tiempos (2 horas, 4 minutos y 49 segundos en Tokio).

Farah ha logrado resultados meritorios los últimos años (victoria en maratón de Chicago en 2018), pero no ha podido hasta el momento discutir la superioridad del capo de la distancia Eliud Kipchoge.

El británico se volverá a enfrentar a los 42,195 kilómetros el 4 de octubre en Londres, pero en calidad de liebre de lujo del keniano y del etíope Kenenisa Bekele, los dos mejores maratonianos de la historia.

Atención a Duplantis.

Con el paréntesis del maratón casi cerrado, Farah tiene sus ojos puestos en Tokio.

"Es un año extraño con el aplazamiento de los Juegos. Es quizá algo bueno para mí, tendré tiempo para hacer carreras, ganar confianza", explicó.

Para Farah será asimismo la oportunidad de limpiar su imagen después de la suspensión por incitación al dopaje de su mentor y entrenador de 2011 a 2017 Alberto Salazar.

Pero Farah no será el único en correr detrás de un récord en Bruselas, ya que la holandesa Sifan Hassan y la keniana Brigid Kosgei tratarán de superar a la etíope Dire Tune Arissi (18,517 km en una hora en 2008), mientras que la keniana Faith Kipyegon espera borrar la marca de la rusa Svetlana Masterkova en los 1.000 m (2 minutos 28 segundos 98 centésimas en 1996).

Covid-19 obliga, la competición tendrá lugar a puerta cerrada, pero los atletas verán una señal luminosa a pie de pista que les indicará a qué velocidad correr para tener opciones de récord.

Y también estará presente el astro de la garrocha, el sueco Armand Duplantis (20 años). El plusmarquista mundial (6,18 m, el 15 de febrero bajo techo) está en un gran estado de forma. Los focos se repartirán entre él y Farah.