Última Hora

Una niña de 12 años es el vivo ejemplo de que los éxitos requieren sacrificios. Compite en los Juegos Deportivos Nacionales y no pretende dejar ni el deporte ni los estudios.

Se trata de Hillary Ramírez, quien sueña con brillar en el deporte sin dejar nunca de estudiar, aunque esto le signifique un sacrificio muy importante a sus 12 años.

Ella compite en gimnasia artística, lucha por la medalla de oro en los Juegos Nacionales. Además, practica danza folclórica, un baile que en las próximas semanas la llevará hasta Roma.

En las máximas justas deportivas del país hay un sin número de historias como la de esta joven. Personas que se imponen a viento y marea para llegar a sus anhelos.