Última Hora

La jamaicana Shelly Ann Fraser-Pryce confirmó su regreso a lo grande a la primera línea del atletismo tras su maternidad, al ganar los 100 metros este domingo en Doha, firmando así su cuarto título mundial en la distancia reina de la velocidad.

A sus 32 años, Fraser-Pryce (10.71) pudo sumar un octavo oro mundial y una décima medalla en su total en esta competición, que celebró luego en la pista con su hijo Zyon, de dos años de edad.

"Estoy muy feliz, con 32 años y después de haber tenido a mi hijo, poder ser campeona del mundo de nuevo", celebró Fraser-Pryce en declaraciones a la BBC, sosteniendo a su pequeño en brazos. "Mi fuerza ha sido Zyon, mi familia, mi marido. No me dejan que tenga dudas", sonrió.

La plata fue para la británica Dina Asher-Smith (10.83) y el bronce para la marfileña Marie-Josée Ta Lou (10.90).

Fraser-Pryce, que es además dos veces campeona olímpica en la línea recta (Pekín-2008 y Londres-2012), confirmó así los pronósticos y vuelve a ser la reina de la velocidad, un día después de que el estadounidense Christian Coleman ganara la prueba masculina de los 100 metros.

Antes de este éxito, había logrado ganar la línea recta en los Mundiales de Berlín-2009, Moscú-2013 y Pekín-2015. No había estado en Londres-2017 por el nacimiento de su hijo en ese mismo mes de agosto.

La vigente campeona olímpica de la distancia, la también jamaicana Elaine Thompson, fue cuarta (10.93).

- Taylor gana el pulso a Claye -

Si Fraser-Pryce se coronó cuatro veces campeona en los 100 metros, el estadounidense Christian Taylor hizo lo propio en el triple salto.

Taylor tuvo una mejor distancia de 17,92 metros, lograda en su quinto intento. La plata fue para su compatriota Will Claye (17,74 m) y el bronce para el burkinés Hugues Fabrice Zango (17,66 m).

El duelo entre Taylor y Claye era uno de los estelares de este Mundial.

Taylor, neoyorquino de 29 años, prolonga así su reinado en el triple salto, donde lleva casi una década siendo el dominador casi absoluto.

Además de los dos últimos oros olímpicos (Londres-2012 y Rio-2016), sus tres títulos mundiales anteriores se dieron en Daegu-2011, Pekín-2015 y Londres-2017.

Pedro Pablo Pichardo, subcampeón mundial con Cuba en 2013 y 2015, se quedó en 17,62 metros, en cuarto lugar, en la edición en la que se estrenaba con Portugal en una gran competición.

- Allyson Felix, suma y sigue -

Otro nombre del día en Doha-2019 fue el de la estadounidense Allyson Felix, la atleta más laureada y con más medallas de la historia de los Mundiales, que logró su duodécima medalla de oro y la decimoséptima de su cuenta total, con la victoria de su país en el relevo 4x400 metros mixto, una nueva prueba en el programa de la competición.

Felix, de 33 años y también de regreso a la élite tras haber sido madre, se impuso en compañía de Wilbert London, Courtney Okolo y Michael Cherry (3 minutos, 9 segundos, 34 centésimas), por delante de Jamaica (3:11.78) y de Baréin (3:11.82), plata y bronce respectivamente.

En total, Allyson Felix acumula desde su estreno en la edición de Helsinki-2005 doce medallas de oro, tres de plata y dos de bronce, entre las pruebas de 200, 400, 4x100, 4x400 y ahora también el 4x400 mixto.

Esta nueva prueba de relevo mixto 4x400 metros estará también en el programa de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

La otra final del día en el estadio Khalifa fue la de salto con garrocha, en la que la rusa Anzhelika Sidorova (4,95 metros) destronó a la griega Ekaterini Stefanidi, que se conformó con el bronce (4,85). La estadounidense Sandi Morris (4,90 m) revalidó la plata de hace dos años en el anterior Mundial.

En horario nocturno se disputaron los 20 kilómetros marcha, donde China copó el podio. El título ahí fue para la china Liu Hong (1h32:53), la vigente campeona olímpica.

En los 200 metros masculinos se disputaron las series y el favorito estadounidense Noah Lyles se clasificó sin forzar la máquina (20.26).