Última Hora

Mediante la plataforma Zoom y tras cumplir cinco meses de emergencia en Costa Rica producto de la pandemia por COVID-19, las rutinas de las selecciones nacionales de voleibol masculino han cambiado a pesar que los objetivos siguen siendo los mismos.

Los seleccionados siguen realizando los entrenamientos en casa pero para este mes de agosto la dinámica de la técnica y movimientos tácticos han variado para consolidar el estado físico pensando en el 2021.

Esteban Vega, asistente y preparador físico de las selecciones nacionales de voleibol rama masculina Sub 23 y mayor, destaca que la comunicación con los jugadores ha sido la base para crear un ambiente de responsabilidad y respeto ante la nueva normalidad.

“La comunicación con los muchachos ha sido muy positiva, abierta, además de eso, nos hemos dado a la tarea de identificar a detalle las características de cada jugador, hemos creado un ambiente cordial respetuoso y de mucha camaradería”, destacó Vega.

A pesar que el protocolo de enteramientos presenciales ya había sido habilitado por el Ministerio de Salud, el cuerpo técnico de la selección y los dirigentes del voleibol tomaron la determinación de no asistir a los gimnasios en vista del crecimiento de casos en nuestro país.

“Venimos entrenando los sábados, alrededor de una hora, por medio de video-conferencia. Realizamos entrenamientos con peso corporal, hemos integrado algunos elementos y nos hemos enfocado en fortalecer el trabajo físico”, destacó Vega.

Los seleccionados tanto de Sala y Playa masculino, así como la femenina se mantendrán entrenando por medio de plataformas virtuales, con a principal meta de regresar a la competencia el próximo año y retomar la hegemonía de toda nuestra zona.