Última Hora

Con el lema “Hoy es por ellas” bien presente, Ligia Madrigal y Ángela Parra iniciaron un reto deportivo de llegar a la cima del cerró Chirripó con una ruta de ciclismo desde El Empalme y Trail hasta el punto más alto del país.

A las 3:45 de la madrugada del sábado Madrigal y Parra iniciaron su reto deportivo con el fin de crear consciencia sobre la importancia de luchar contra la violencia de género en el país. Con su esfuerzo remembraron a las víctimas de femicidio.

En total fueron 13 horas y 20 minutos para completar 100 kilómetros: 77 en bicicleta y 23 a pie. Madrigal, corredora de trail y Parra, ciclista del equipo femenino CBZ Asfaltos, unieron sus fortalezas para apoyarse entre sí.

Los bloqueos de los últimos días las motivaron a variar un poco la ruta, pues primeramente la tenían contemplado realizar desde Playa Dominical hasta el Cerro, pero la situación del país provocó que salieran desde El Empalme, y la caminata la empezaron en un punto más bajo.

“Como lo malo no es tan malo, el ascenso al Cerro estuvo solo para nosotras, casi sin carros, podríamos decir que cerrado exclusivamente para el reto ‘Hoy es por ellas’”, acotó Parra. Y Madrigal afirmó, “improvisación, adaptación, creo que son conceptos que todos hemos tenido que aprender a utilizar en este 2020, no puedo decir que lo esperábamos, pero sí que con todo lo vivido este año, no fue algo extraño”.

Ambas consideraron que lo más duro de esta experiencia fue el frío que las acompañó, pero la satisfacción es más grande.

“Empezar en ese frio de la madrugada, la bajada vertiginosa de montaña en bici con las manos congeladas fue de cuidado, y claro los últimos kilómetros hacia la cima, con un clima un poco adverso y a bajas temperaturas fue bien duro”, dijo Madrigal.

Y Parra agregó “aunque llevábamos buena ropa, la temperatura no tuvo tregua.

No quería que la noche llegara en el ascenso a la cima, creo que eso hizo que llevara a Ligia sin mucho descanso entre parada y parada, quería tener luz para disfrutar de la cima y aunque el clima estuvo muy duro arriba, nos dio un respiro”.

A ambas les embargó un sentimiento de gratitud al pisar la cima del Chirripó.

“Estoy feliz y agradecida de haber tenido esta oportunidad de lujo de hacerme acompañar de Ligia que conoce perfectamente al Chirripó, de poder trasmitir por medio de nuestras acciones y ejemplo el respeto y admiración a la mujer”, acotó Parra, nacida en Bogotá, Colombia.

Madrigal tenía un poco de nervios sobre el sector que recorrerían sobre dos ruedas. “Siempre nos mantuvimos muy motivadas, el tener una causa tan fuerte y mucha gente apoyándonos nos dio esa energía necesaria para salir adelante”, comentó la tica.