Última Hora

La estrella irlandesa de las Artes Marciales Mixtas (MMA), Conor McGregor, que había sido detenido el jueves en Córcega, quedó en libertad este sábado sin cargos y desmintió firmemente "toda acusación de mal comportamiento", confirmaron fuentes concordantes.

"Tras una denuncia presentada el 10 de septiembre denunciando hechos susceptibles de ser calificados de intento de agresión sexual y de exhibición sexual, Conor Anthony Mac Gregor había sido objeto de una audiencia ante los servicios de la gendarmería, como detenido", escribió la fiscalía de Bastia en un comunicado transmitido a la AFP.

Su abogada, Emmanuelle Ramon, indicó a la AFP que su cliente "quedó en libertad antes del final legal del plazo de detención y sin ningún control judicial" después de la denuncia presentada contra él, que la letrada calificó de "abusiva".

El portavoz de la estrella de las MMA envió un comunicado desde Estados Unidos en el que precisaba que McGregor desmentía "categóricamente toda acusación de mal comportamiento".

El irlandés de 32 años estaba en Córcega para participar en un evento deportivo, organizado por la Fundación Princesa Charlene de Mónaco, consistente en una travesía de Calvi al Principado de Mónaco en 'water bike'.

Retirado desde junio.

Conor McGregor había anunciado su retirada deportiva en junio, después de haberla anunciado ya en otras dos ocasiones, en 2016 y 2019. Pero en esas dos ocasiones dio luego marcha atrás en sus planes.

Figura del Ultimate Fighting Championship, el principal organizador de combates de MMA, Conor McGregor es uno de los luchadores más populares y mejor pagados de la historia, todo un icono de este deporte, que une varias artes marciales y permite patadas y el uso de puño, rodilla y codo, así como los golpes en el suelo y otras llaves. Todo ello en un recinto cerrado, el octógono.

McGregor ostentó el título UFC de los pesos plumas de 2015 a 2016 y de los pesos ligeros de 2016 a 2018. Su popularidad se disparó cuando participó en un controvertido combate de boxeo ante la leyenda estadounidense Floyd Mayweather, en agosto de 2017 en Las Vegas, donde obtuvo grandes ganancias y un incremento de su fama pese a la derrota.

El de Córcega no es el primer problema que tiene McGregor con la justicia.

Ya fue acusado de dos agresiones en Estados Unidos y es objeto de dos investigaciones por agresión sexual en Irlanda, según el New York Times.

Lleva retirado apenas tres meses: "El deporte me aburre un poco. No estoy motivado (por los combates). No sé si es por la ausencia de público. No sé lo que es. Pero no encuentro motivación", afirmó.

McGregor había decidido retirarse de las MMA una primera vez en abril de 2016, pero luego regresó tras negociar un nuevo contrato ampliamente revalorizado.

Decidió retirarse una segunda vez en marzo de 2019, después de haber perdido en octubre de 2018 ante el ruso Khabib Nurmagomedov por el título UFC de los pesos ligeros.

Tras esa victoria, el ruso se enfrentó entonces a miembros del entorno del irlandés, que por su parte agredió a una persona del equipo de Nurmagomedov. Los dos figuras de las MMA consiguieron evitar una suspensión tras aquellos hechos.

En octubre de 2019, McGregor anunció que retomaba su carrera en las MMA y regresó al octógono en enero en Las Vegas, venciendo en apenas 40 segundos al estadounidense Donald Cerrone.