Última Hora

Autoridades de Salud advierten que la presencia de la variante Delta en Costa Rica podría cambiar el panorama para lograr la inmunidad de rebaño, una meta que el Gobierno se fijó, inicialmente, para este 2021.

Pedro González, ministro de Salud en funciones, dijo que no existe un porcentaje de población vacunada que asegure la protección colectiva, ya que esto depende de variables como la contagiosidad de las cepas que circulan, la cantidad de personas que asisten a vacunarse o las dosis disponibles.

En esa línea, el presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, alertó que aun cuando existe una buena cantidad de vacunas disponibles, hay una mayor presión por la llegada de la variante Delta.

“Con una sola dosis, la efectividad de protección por el contagio con la variante Delta es relativamente baja, estamos hablando de un 30% o un 35%, es con la segunda dosis que aumenta significativamente y, por eso, estamos concentrados en aplicar segundas dosis; pero es una carrera contra el tiempo entre la aplicación de la segunda dosis y la propagación del virus”, recalcó Macaya.

El jerarca también señaló que la variante Delta ya es dominante en el país, lo que implica que el contagio es mayor y más rápido: ahora son necesarios niveles más altos de vacunación para lograr la inmunidad de rebaño.

Ante esta situación, las autoridades piden a la población que asista a vacunarse.

“El país ha hecho un esfuerzo muy grande, así que es imperdonable que, teniendo la oportunidad, la gente no se vacune. En otras latitudes van muy atrás y es porque no tienen dónde conseguir dosis; la producción 2021 ya está distribuida”, señaló el ministro interino.

Sobre la tercera dosis, las autoridades confirmaron que se está valorando para poblaciones vulnerables, como adultos mayores o pacientes inmunosuprimidos, eso sí, hasta el 2022.

También estiman que el próximo año podrían inmunizar a los menores de 12 años.