Última Hora

La alcaldesa del cantón de Upala no tiene ningún problema en reconocerlo. La mitad de la ciudad atravesada por el río Zapote debería ser reubicada en otro sitio que no sea vulnerable a las inundaciones.

"Así lo recomienda la propia Comisión Nacional de Emergencias" asegura doña Yamileth López, quién para el 2016 no estaba a la cabeza del gobierno local, pero si está consciente de que exista necesidad.

"Toda esta zona es muy plana y hay varios ríos que pasan por acá", indicó.

Upala enfrente varias inundaciones al año producto, principalmente del desbordamiento del Zapote, el cual atraviesa por varios barrios.

"En el informe realizado por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) luego del impacto de Otto, se advírtió de las características del río Zapote, el cual atraviesa buena parte de la zona norte y particularmente el centro de Upala.

"La cuenca Zapote, según el mapa de amenazas potenciales de la CNE, se encuentra
drenando una serie deslizamientos ubicados en la parte alta, por lo cual existe identificada amenaza potencial de afectación por flujos de lodo y detritos" señala el documento IAR-INF-1074-2016, del cual Teletica.com tiene una copia.

Las precipitaciones que cayeron en el 2016 durante el paso del huracán Otto fueron un fenómeno extremo, que nunca había atravesado la región, pero que no es imposible que vuelva a ocurrir.

Sin embargo, la alcaldesa reconoce que no es necesario un huracán para provocar problemas por agua, pues inclusive varias instituciones están cerca del radio de acción de las inundaciones.

Entre estas instituciones está la misma Municipalidad, la propia Cruz Roja, y hasta el Cuerpo de Bomberos.

López asegura que la reubicación es un proceso complejo, caro y, además, implica el desarraigo de gente que toda su vida ha crecido toda su vida en esa ciudad.

Mientras tanto, la alcaldesa dijo que se está trabajando en la construcción de un salón comunal que pueda servir como albergue en caso de nuevos eventos.

Además, desde hace un par de años se cuenta con un sistema de alerta temprana que se activa con el crecimiento de ríos y que también permite avisar al centro de población cuanto hay riesgo elevado de inundación.