Última Hora

El United Center de Chicago fue testigo de una de las finales del concurso de volcadas más vibrantes de los últimos años, que dejó a Derrick Jones Jr (Miami Heat) como el ganador, mientras que Aaron Gordon (Orlando Magic) volvió a quedarse de nuevo a las puertas del título y con la sensación de que el jurado cometió, como en 2016, una nueva injusticia con él.

"¿Quién organiza el concurso de mates? (...) tenemos que hacer cuatro mates, el ganador debería ser al mejor de cuatro mates y yo hice cinco seguidos de 50 (máxima puntuación)", reclamó Gordon en la conferencia de prensa posterior, en la que dejó entrever que no competirá en una cuarta ocasión por el título.

"Se acabó, vámonos a casa", zanjó el ala-pívot de 24 años, protagonista de otra épica final en 2016 contra Zach LaVine.

Tras eliminar en la primera ronda a Dwight Howard (Los Angeles Lakers) y Pat Connaughton (Milwaukee Bucks), Gordon y Jones Jr. se enfrentaron en una competencia tan igualada que necesitaron de dos mates adicionales para desempatar.

En su segunda participación en el concurso, Jones Jr. asombró con volcadas en las que saltó por encima de su compañero de equipo Adebayo u otra en la que realizó un reverso en el aire mientras se pasaba la pelota por debajo de las piernas para machacar. 

Gordon consiguió la máxima puntuación del jurado -en el que estaban los exjugadores Scottie Pippen y Dwyane Wade- en todas sus acciones salvo en el mate final. Para superar los 48 puntos que había alcanzado Jones Jr. en su turno, Gordon intentó sacar a la pista a Shaquille O'Neal para machacar por encima de él.

Al no conseguirlo, el público comenzó a corear el nombre de Tacko Fall, el pívot de 2,26 metros de altura de los Boston Celtics. Gordon aceptó el reto, logró ejecutar el mate pero no consiguió un salto limpio por encima de Fall. 

"Saltar a alguien así y machacar no es fácil. Y el jurado me dio 47 puntos. ¿Qué estamos haciendo?", reclamó Gordon.

El concurso tuvo otros momentos para el recuerdo, como la segunda y última volcada de Howard. El veterano pívot rescató la capa de Superman con la que ganó el concurso de 2008 pero esta vez para homenajear a su excompañero recientemente fallecido Kobe Bryant. 

Debajo de su uniforme de los Lakers, el jugador de 34 años llevaba una camiseta azul con el símbolo de Superman y el número 24 de Bryant en el pecho.

Con la capa roja a su espalda, Howard volvió a "volar" en una clavada en la que recogió en el aire la pelota que le tiraron desde detrás de la canasta y con ella machacó el aro a una mano.