Última Hora

NBA

Ray Allen, Grant Hill, Jason Kidd y Steve Nash se suman al Salón de la Fama del Baloncesto

Estas estrellas de la NBA son los nombres más reconocidos del grupo y pasan a formar parte del selecto grupo que ha sido destacado en Springfield, Massachusetts

Adrián Fallas 6/9/2018 05:09

Este viernes el salón de la Fama de Baloncesto recibe una nueva camada de jugadores, entrenadores y colaboradores al deporte y entre ellos destacan Ray Allen, Grant Hill, Jason Kidd y Steve Nash.

Estas estrellas de la NBA son los nombres más reconocidos del grupo y pasan a formar parte del selecto grupo que ha sido destacado en Springfield, Massachusetts.

Repasemos los logros de cada uno de estos jugadores y por qué son considerados como parte de la élite del baloncesto mundial.

Ray Allen.

Allen inició su carrera con los Milwaukee Bucks en la temporada 1996-1997 y se retiró tras la campaña 2013-2014, luego de haber jugado 1.300 cotejos y promediado 18.9 puntos por noche y haber conectado el 40% de sus tiros de tres.

Jugó además con los Seattle Supersonics, los Boston Celtics y el Miami Heat, donde marcó su canasta más famosa.

Allen se retiró con dos campeonatos de la NBA (Boston y Miami), fue llamado 10 veces al Juego de las Estrellas y gano Oro en las Olimpiadas del 200 y a la fecha nadia ha anotado más triples que él.

Grant Hill.

El novato del año de la temporada 94-95 llegó a la NBA luego de ganar dos campeonatos de la NCAA en la Universidad de Duke y ser nombrado dos veces en el equipo de estrellas universitarias.

En la NBA jugó en siete Juegos de las Estrellas y en cinco temporadas fue elegido en el Mejor Quinteto (All NBA).

Promedió 16.7 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias por juego y una serie de lesiones marcaron la mitad de su carrera.

Una vez que recuperó su salud, pero tras perder mucho de sus habilidades atléticas, Hill se convirtió en un defensa de primer orden y capaz de controlar el juego en todas sus facetas.

Hill jugó con los Detroit Pistons, Orlando Magic, Phoenix Suns y Los Ángeles Clippers.

Jason Kidd.

Entre 1994 y el 2013 Jason Kidd se convirtió en uno de los mejores distribuidores de la historia.

Jugó con los Dallas Mavericks, Suns, New Jersey Nets y los New York Knicks, participó en el juego de las Estrellas 10 veces, cinco veces lideró la liga en asistencias, fue campeón con Dallas, nueve veces seleccionado al mejor quinteto defensivo y novato del año.

El dos veces ganador de oro olímpico es a la fecha número dos en la lista de robos y en la de asistencias.

Steve Nash.

El distribuidor canadiense llegó a la NBA en la temporada 96-97 y cuando se retiró en la 2013-2014 había cambiado cómo se jugaba la posición.

Con solo 1.90 de altura y un peso de 88 kilos nadie se imaginaría que Nash llegó al Juego de las Estrellas ocho veces, que fue Jugador Más Valioso de la NBA en un par de ocasiones, siete veces All NBA y líder de asistencia en cinco temporadas.

Jugó con los Suns, los Mavericks y Los Ángeles Lakers y durante su ilustre carrera promedió 8.5 asistencias por juego y conectó el 42.8% de intentos de tres, además de 90.4% desde la línea de tiro libre, mejor porcentaje en la historia de la NBA.

El resto del grupo.

Junto a Nsah, Alle, Kidd y Hill otras nueve figuras llegan al Naismith Memorial Basketball Hall of Fame.

Se trata de Maurice Cheeks, campeón en la temporada 82-83 con los Philadelphia 76ers y que jugó para cinco equipos.

Charles “Lefty” Driesell –legendario entrenador universitario– Tina Thompson –primera jugadora seleccionada para la WNBA y ganadora de cuatro campeonatos– y Dino Radja –crota que obtuvo tres Ligas Europeas en fila y jugó en la NBA–.

El grupo lo completan Charlie Scott –quien compitió en la NBA y la ABA–, Ora Mae Washington –ganadora de 11 campeonatos en ligas segregadas en los años 30–, los ejecutivos Rod Thorn y Rick Welts y la jugadora de WNBA, Katie Smith, quien llegó a siete juegos de las estrellas de esta liga.