Última Hora

Las finales de la NBA empezaron de la peor manera posible para los Miami Heat, masacrados la noche del miércoles por Los Angeles Lakers de LeBron James y Anthony Davis y con tres lesiones que ponen en riesgo sus opciones de lograr el campeonato.

Goran Dragic, Bam Adebayo y Jimmy Butler, los jugadores que sufrieron percances físicos durante la derrota (116-98) en la cancha de Disney World (Orlando), fueron precisamente las piezas más decisivas para que los Heat alcanzaran inesperadamente estas finales.

De las tres, la lesión que más preocupa es la del veterano base esloveno. A cuatro minutos y 31 segundos de llegar al descanso, cuando los Lakers ya habían neutralizado una ventaja inicial de 23-10 de Miami y habían puesto la directa en el marcador, Dragic se dañó el pie izquierdo en una entrada a canasta.

La acción pasó inadvertida hasta que Dragic no compareció en la segunda mitad en la pista y los Heat confirmaron que posiblemente sería baja para el resto de la noche.

La cadena ESPN reportó después que Dragic sufrió un desgarro en la fascia plantar izquierda pero los Heat todavía no descartaban su regreso en algún momento de la serie, que se retomará con el segundo juego el viernes.

"Sé que es tan duro como nadie, y son las finales", dijo ante la prensa el entrenador de Miami, Erik Spoelstra, sobre su director de juego. "Pero no tengo una actualización de su (lesión de) pie en este momento".

A sus 34 años, Dragic ha sido fundamental para el espectacular rendimiento de los Heat en los playoffs de Disney World, a los que llegaron sin la condición de favoritos tras acabar en la quinta posición en la Conferencia Este.

Spoelstra cuidó los minutos de Dragic en la fase regular, utilizándolo desde el banquillo, pero en las eliminatorias le dio la batuta del equipo. Su capacidad para anotar y crear oportunidades para el resto de compañeros fue fundamental para eliminar contra pronóstico a los Milwaukee Bucks y los Boston Celtics.

"Le queremos de vuelta, es una parte importante", recalcó Jimmy Butler sobre su compañero. "Pero tenemos que ser capaces de poner el 1-1 con o sin Goran".

"Tengo que estar listo".

Con Dragic en la enfermería y los Heat atropellados en la pista por el combo LeBron James (25 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias) y Anthony Davis (34 puntos y 9 rebotes), Bam Adebayo se resintió de su lesión en el hombro izquierdo y se retiró al vestuario cuando faltaban seis minutos por jugarse del tercer cuarto.

El pívot de 23 años, la gran sensación de los Heat en Disney World, chocó con el veterano Dwight Howard en una acción ofensiva y cayó en mala postura, dañándose un hombro que ya le había dado problemas en la serie ante los Celtics.

Los Heat reportaron después que Adebayo, que promedió 21,8 puntos y 11 rebotes ante Boston, fue sometido a pruebas de rayos X para detectar una posible fractura o rotura y los resultados fueron negativos.

El equipo seguirá evaluando el estado del pívot para determinar si puede jugar el segundo partido, donde su presencia se antoja crucial para ayudar a frenar a Davis en defensa y apoyar a Jimmy Butler en el ataque.

El propio Butler, principal figura de Miami y máximo anotador en el estreno con 23 puntos más 5 asistencias y 2 robos, dio otro susto al torcerse el tobillo izquierdo en una entrada a canasta poco antes del descanso.

El escolta se levantó cojeando pero se mantuvo en la pista y acabó jugando un total de 33 minutos. Con el tobillo aún adolorido, Butler subrayó que tendrá que estar preparado para la siguiente batalla.

"Estaré bien con tratamiento. Tengo que estar listo", dijo Butler. "Veremos cómo se siente mañana, pero voy a estar bien".

Sin saber aún con quién podrá contar el viernes, el técnico Spoelstra tiene mucho trabajo por delante para que su equipo recupere la confianza y ajuste los mecanismos defensivos ante unos Lakers que llegaron a tener una ventaja de 32 puntos. 

"Somos mucho mejores de lo que mostramos esta noche", recalcó. "No sé ahora mismo cuál es mi mensaje (para los jugadores), pero tengo una noche para averiguarlo".