Última Hora

El propietario de los Phoenix Suns de la NBA, Robert Sarver, enfrentó acusaciones de racismo y misoginia este jueves luego de que un informe de ESPN detallara los reclamos de un lugar de trabajo tóxico y hostil durante su mandato de 17 años.

Sarver negó las acusaciones el mes pasado, diciendo que la historia entonces inédita se basaba en "mentiras, insinuaciones y una narrativa falsa" diseñada para "atacar nuestra organización".

La historia, publicada en el sitio web de ESPN, surgió de entrevistas con más de 70 empleados actuales y anteriores de los Suns, la mayoría de ellos no identificados, quienes dijeron que Sarver usó repetidamente un lenguaje racista y una conducta considerada misógina e inapropiada.

"Más allá de los límites".

"El nivel de misoginia y racismo está más allá de los límites", le dijo a ESPN un copropietario no identificado de los Suns sobre Sarver. "Es vergonzoso como propietario".

Sarver supuestamente usó un insulto racial en una conversación con un entrenador de  raza negra.

ESPN dijo que Sarver, a través de abogados, negó haber usado el insulto racial y declaró: "La palabra 'N' (negro) nunca ha sido parte de mi vocabulario".

El informe dijo que la conducta de Sarver contribuyó a una cultura en el lugar de trabajo que afectó la forma en que otros gerentes trataban a los empleados.

El gerente general de los Suns, James Jones, y el presidente del equipo, Jason Rowley, defendieron a Sarver ante ESPN. Rowley dijo que la historia era "completamente escandalosa y falsa" y que Sarver "no es racista ni sexista".

El portavoz de la NBA, Mike Bass, le dijo a ESPN que la liga no "ha recibido una denuncia de mala conducta en la organización de los Suns", mientras que la directora ejecutiva del sindicato de jugadores de la NBA, Michele Roberts, le dijo a esa cadena que no tenía conocimiento de ningún informe de los jugadores sobre la mala conducta de los Suns.

ESPN citó a un empleado no identificado del departamento de negocios diciendo: "Si el comisionado entra e investiga, se horrorizaría".

Varios empleados de los Suns recordaron que Sarver usó un lenguaje racista en las conversaciones, informó ESPN, y también citó a Sarver diciendo: "No me gusta la diversidad" cuando se trataba de la organización.

Las acusaciones comprobadas de comportamiento racista o el uso de lenguaje racista podrían tener serias implicaciones para cualquier propietario de equipo de la NBA.

En 2014, el entonces propietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, fue multado con 2,5 millones de dólares y expulsado de por vida de la NBA después de haber sido registrado usando lenguaje racista. Posteriormente, la liga obligó a la venta del equipo a nuevos dueños.

Sarver, de 59 años, compró a los Suns en 2004 por 401 millones de dólares. La franquicia ahora tiene un valor estimado de 1.550 millones.

Los Suns llegaron a las Finales de la NBA de la temporada pasada, donde perdieron ante los Milwaukee Bucks, pero un ejecutivo actual anónimo le dijo a ESPN que a pesar del éxito en la cancha "la cultura es más baja que nunca".


Youtube Teletica