Última Hora

El Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) ya detectó al menos siete casos de las diferentes variantes de COVID-19 en Costa Rica. 

Cinco de estos se detectaron recientemente.

Se trata de un paciente francés que viajó desde Argentina y que contrajo la variante de Reino Unido. Esta en específico se ha asociado a un aumento en la transmisión del virus y severidad de los casos, según la Organización Mundial de la Salud.

Además, un costarricense de 40 años se contagió de la de Reino Unido y Nigeria.

De la sudafricana se detectaron dos casos más, un paciente extranjero (no se detalla nacionalidad) y uno del grupo de franceses que viajaron a nuestro país en enero. 

Esta variante si se asocia con un virus más contagioso, pero hasta el momento no más severo. 

Inciensa también detectó, por primera vez, la variante de California en un paciente de 55 años vecino de San José. Este linaje posee mutaciones que todavía son investigadas, según aseguró el doctor Francisco Duarte, coordinador el Laboratorio de Genómica.

En ningún caso, se ha detectado que las variantes impliquen un impacto significativo en la eficacia de la vacuna. 

Una variante de interés se define, según la Organización Mundial de la Salud, como un aislamiento del SARS-CoV-2 que ha cambiado fenotípicamente, comparado con otro de referencia, y además que es un “aislamiento causante de trasmisión comunitaria” que ha sido detectado en varios países, según aseguró la institución.

Hasta este momento el sistema de vigilancia genómica del país ha producido más de 330 genomas del SARS-CoV-2.

Youtube Teletica