Última Hora

Padres y madres de familia cuidan y se preocupan por sus hijos debido al COVID-19, olvidándose que hay otro enemigo que podría afectar a los menores, aún más que este virus pandémico. 

Se trata del virus respiratorio sincitial, una enfermedad grave que afecta, principalmente, a los lactantes. 

Actualmente, el Hospital Nacional de Niños (HNN) cuenta con más pacientes hospitalizados por virus respiratorios diferentes al SARS-CoV-2, responsable del COVID-19, entre ellos el rinovirus y el sincitial.

Según el doctor Carlos Jiménez, subdirector del centro médico, hay dos menores en UCI (diferentes a los de la semana anterior) y 11 en salón general con virus respiratorios. 

Mientras que por COVID-19 hay tres en UCI y siete en salón general.

"El virus respiratorio sincitial generalmente puede provocar en algunos pacientes complicaciones, sobre todo cuando están en edades lactantes y sobre todo si tienen patología crónica de fondo", aseguró el doctor. 

Esto quiere decir que la enfermedad ataca de forma más agresiva a los pacientes que tienen mayor inmadurez, no solo en el desarrollo pulmonar y el árbol respiratorio, sino en todo su sistema inmunológico.

Según Jiménez, con el virus sincitial hay pacientes que, aparte de una infección de vías respiratorias superiores, pueden sufrir alguna infección como bronquiolitis, lo cual lleva al fallo respiratorio. 

En este escenario, la mayoría requiere ventilación mecánica prolongada, en otras palabras, se conectan a una máquina para poder respirar.

Esta consecuencia no se presenta en pacientes menores de 18 años diagnosticados con COVID-19.

El doctor Jiménez aseguró que, según la última cifra, en el año 2019 el virus cobró la vida de 18 menores de edad en todo el país. 

“No bajemos la guardia, las mismas medidas que nos permiten prevenir el SARS-CoV-2, son las que también evitan a los otros agentes virales. El hecho de que se presenten niños con otros agentes virales tanto en la vía respiratoria como en la gastrointestinal traduce que como población nos hemos descuidado en las medidas preventivas, especialmente con lo que tiene que ver con las medidas de higiene personal y ambiental (superficies)", aseguró el subdirector.

Este agresivo virus circula prácticamente durante todo el año, pero es más frecuente entre los meses de julio y octubre.

El COVID-19 lo que provoca en niños es un resfrío común, congestión nasal, mocos o tos seca; pero no se reportan mayores complicaciones.