Última Hora

El contrato que garantiza el suministro de reactivos está por vencer; el 21 de noviembre se acaba el convenio que abastece a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) de estos insumos. Esta situación pone en riesgo el funcionamiento de los bancos de sangre de los hospitales.

Por esta razón, las autoridades corren para garantizar el abastecimiento durante los próximos cuatro meses, mientras entra en ejecución la compra ordinaria.  El proceso de compra que garantizaría contar con reactivos para dos meses implica una inversión de 500.000 dólares.

Los laboratorios de los bancos de sangre también vienen enfrentando problemas por el desabastecimiento de los tubos al vacío, esto debido a los retrasos de proveedores. A pesar de esto, según la CCSS, la situación se ha ido normalizando y ya se retomó la distribución a nivel nacional.

Garantizar la continuidad del servicio es vital de cara al fin de año, donde suelen aumentar las emergencias y accidentes que elevan las demandas de sangre y sus componentes.

El líquido es necesario para transfusiones, procedimientos médicos y quirúrgicos, así como para pacientes oncológicos.

Youtube Teletica