Última Hora

Costa Rica se convirtió en uno de los primeros países de la región en iniciar la campaña de vacunación contra COVID-19, sin embargo, estos últimos 6 meses se han visto marcados por una serie de irregularidades que incluso fueron alertadas por las auditorías internas de la Caja.

Desde vacunaciones anticipadas hasta supuestas vacunaciones falsas son parte del problema. Pero ahora parece sumarse otro: la falta de control en la aplicación de las dosis.

Mientras muchos esperan la llamada para recibir la primera dosis, otros asegurados son llamados hasta dos veces para asignarles una cita pese a que ya recibieron la vacuna.

Tal es el caso de este vecino de Escazú, quien forma parte del grupo 3 de vacunación, es decir, es una persona con factores de riesgo.

Un caso similar ocurrió en la clínica Carlos Durán, este joven de 25 años con hipertensión fue citado para recibir la primera dosis en dos ocasiones.

Ambos tenían cita previa; cuando se presentaron sus nombres estaban en las listas de vacunación, pero aun así los llamaron para darles cupo otro día. Entonces ¿quién lleva el registro y el control de aplicación de dosis?

Si esto ocurre en las jornadas regulares, ¿cuál es el control en las campañas masivas donde se reciben personas sin cita previa?

No solo esto genera molestia a los asegurados. Desde abril se anunció la vacunación del grupo 2 es decir personas mayores de 58 años.

Sin embargo, no fue hasta este viernes que citaron a un vecino de Cartago, quién además tiene varios factores de riesgo.

¿Por qué algunas áreas de salud avanzan más rápido que otras?

Según el último reporte de la Caja se han aplicado 1 906 177 dosis, de ellas 229 517 fueron a personas del grupo 1, 1 278 942 vacunas al grupo 2, 382 845 al grupo 3, 9 074 al grupo 4 y 5, 799 dosis a personas del quinto grupo.

Es decir, mientras en algunas zonas ya hay personas jóvenes, sanas, sin factores de riesgo ni vulnerabilidad al contagio vacunadas, en otras partes del país, como Cartago, aún hay adultos mayores de 58 años esperando por su primera dosis.

Otro caso ocurrió en el área de salud de Santo Domingo de Heredia donde le negaron la vacuna a un paciente que tenía cita agendada.  Se trata de un adulto con factores de riesgo a quien lo llamaron para aplicarle la segunda vacuna de Pfizer, pues la primera ya la había recibido en el exterior.

Sin embargo, al llegar al lugar y pese a estar en la lista de citas, le indicaron que había un error en su proceso y debía esperar 12 semanas.

No cabe duda de que lo más importante es acelerar el paso de la vacunación para alcanzar la inmunidad de rebaño y proteger a toda la población, pero… si no hay control en la asignación de citas y si el avance es desigual ¿para qué se establecieron estos mecanismos?

Intentamos conocer las gestiones que realiza la Caja Costarricense de Seguro Social para llevar el control de este proceso, pero seguimos esperando una respuesta.