Última Hora

El Hospital San Vicente de Paul, en Heredia, puso a disposición de los pacientes la Unidad Médica Móvil (UMM) para mejorar la atención en el centro médico. ​ Esta es utilizada como una extensión del servicio de emergencias, pacientes no ligados al COVID-19, según indicó la directora del hospital, Priscilla Balmaceda.

La UMM es una estructura de seis módulos con un área de 335 metros cuadrados de superficie y con capacidad para 40 camillas.

Además, incluye una planta eléctrica y sistema de distribución de agua propia, equipamiento médico, insumos, equipo informático (EDUS, registros médicos), medicamentos, etc. Tampoco deja huella ambiental.

La puesta en marcha del sistema responde a la “estrategia de fortalecimiento de la capacidad de los servicios regulares que brinda un hospital y abrir espacio para atención del COVID-19”, indicó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La Caja cuenta con capacidad para desplegar estas UMNN en cinco lugares diferentes, en apoyo directo a la red de servicios de salud.

“Son esfuerzos que se realizan frente a una situación de emergencia, incluido el contexto de pandemia COVID-19 a fin de asegurar la continuidad de la prestación de los servicios de salud y suman al arsenal de recursos institucionales”, asegura la Caja.

La directora del hospital de Heredia indicó que con esto el centro se está anticipando, también, a una segunda posible ola de casos que eventualmente traería una creciente demanda de servicios de emergencia.

Casos en el personal

Ni 24 horas después de abierto, este miércoles, el Hospital San Vicente de Paul informó que ya se detectaron tres casos positivos por COVID de personal del servicio de Emergencias.

La institución indicó estas personas cumplen aislamiento domiciliar.

Ante esta situación, el centro médico aplicó una desinfección profunda en áreas de este servicio sin generar afectación en la atención.