Última Hora

Los respiradores para personas positivas de COVID-19 que desarrolló el Tecnológico de Costa Rica (TEC) pasaron exitosamente las pruebas en animales.

Este es un insumo económico, de rápida fabricación, que no requiere electricidad y que ahora está listo para iniciar su prueba en humanos, la cual sería la última etapa que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pueda utilizarlo.

Las pruebas se hicieron tanto en animales sanos como animales con dificultad respiratoria. Según la universidad, en ambos casos el respirador pasó sin complicaciones.

Estos formaron parte del proyecto gracias a la colaboración de la Universidad Nacional (UNA), en coordinación con el Hospital Equino y de Especies Mayores de la Escuela de Medicina Veterinaria.

Durante la prueba, los científicos hicieron una comparación entre el ventilador del TEC y uno comercial, obteniendo buenos resultados.

“Se comprobó que la oxigenación en sangre aumentó con el uso de nuestro ventilador. Esto quiere decir que dio mejores resultados que el comercial”, aseguró Adrián Quesada, coordinador del proyecto.

La universidad aclaró que se mantuvieron todos los estándares que se solicitan a nivel nacional e internacional para asegurarse que los animales no sufrieran durante el proceso.


“Es muy importante que quede claro que los estudios preclínicos son vitales para lograr que este tipo de dispositivos llegue a la próxima fase que es la utilización en humanos. En nuestro caso, nos sentimos muy honrados de haber participado en el proceso del desarrollo del ventilador del TEC y creemos que este es un hito en el desarrollo de dispositivos biomédicos en el país”, dijo el coordinador del Servicio de Enseñanza y Simulación Clínica de la UNA, Roberto Estrada.

La institución indicó que incluso el dispositivo ya puede ser usado en una situación de emergencia o desabastecimiento, tras una autorización de la Caja y el Ministerio de Salud.

El siguiente paso ahora será realizar las pruebas en humanos.