Última Hora

La Universidad de Costa Rica advirtió, este lunes, el efecto que la reforma al empleo público tendrá en su capacidad de establecer sus propias normas laborales y salariales y la inconstitucionalidad que esto supone.

En una conferencia de prensa, el rector de esa institución, Gustavo Gutiérrez, presentó los resultados del análisis que un grupo de especialistas realizó de la iniciativa que propone, entre otras, una escala salarial única para todos los trabajadores públicos, incluidas las universidades.

Entre las conclusiones se destacan los vicios de constitucionalidad que el proyecto supone en términos de las autonomías.

“El proyecto de ley tiene vicios de constitucionalidad pues afecta el régimen de autonomías de la Caja Costarricense de Seguro Social, las municipalidades y las universidades. En particular preocupa la afectación de su autonomía administrativa y en el caso de las universidades también su independencia organizativa, pues se altera su capacidad para establecer sus propias normas de autogobierno, potestad que incluye el establecimiento de sus propias normas laborales y salariales internas”, cita el comunicado.

También se cuestiona que el proyecto no aporta certeza sobre el aporte económico eventual que tendría para el país en la reducción del déficit fiscal, pues aducen carece de estudios técnicos e información específica sobre las escalas salariales.

Advierte, además, que la afectación salarial podría reducir el consumo y la demanda interna y con esto dificultar la reactivación.

“No queremos hablar de autonomía como un fin en sí mismo, sino hacer ver que esta es más bien una garantía para que el trabajo que se realiza, por ejemplo en el desarrollo de las artes y las ciencias, el libre pensamiento y la libertad de cátedra, pueda funcionar independientemente de los intereses políticos de gobiernos de turno”, aseguró la directora del Consejo Universitario, Patricia Quesada.

El rector Gustavo Gutiérrez añadió que este año la institución trabajará en una propuesta con el Conjunto Universitario y los diferentes sectores para “modernizar la escala salarial” y corregir así las desigualdades que admitió existen en la actualidad, esto como una forma de “garantizar la sostenibilidad de la institución en el tiempo”.

Felipe Alpízar, secretario académico de Rectoría, señaló que el informe presentado no pretende eximir a la UCR de su responsabilidad ante la compleja situación fiscal que vive el país, pero que este tipo de reformas deben plantearse a partir de la discusión del modelo de país que se quiere y el papel que juegan las instituciones en el desarrollo de la sociedad.