Última Hora

Tres bebés fallecieron a causa de una bacteria llamada Streptococcus agalactiae en el Hospital San Juan de Dios.

A raíz de esto el centro médico implementó este viernes medidas de limpieza y desinfección profunda en el servicio de Neonatología a fin de controlar la presencia de la bacteria.

Un microorganismo que puede causar infecciones en la sangre, neumonía y meningitis y que puede ser letal, informó la doctora Ileana Balmaceda Arias, directora médica.

“Como parte del cuido, el servicio de Neonatología realiza rutinariamente, a todos los bebés prematuros, distintas pruebas de laboratorio según su condición de salud, lo que permitió el 19 de mayo dar la alerta sobre la presencia de dos casos de enfermedad asociados a esta bacteria”, expresó el centro médico.

De acuerdo con la doctora Ileana Balmaceda Arias, directora del hospital, “inmediatamente Vigilancia Epidemiológica y la Unidad de Prevención y Control de Infecciones, iniciaron la investigación y se activaron los protocolos para el control de la infección”.

De los tres bebés que murieron, los primeros dos se identificaron de primero con la bacteria con la que se dio alerta y el tercer caso se detectó posteriormente.

Según los datos brindados por la entidad, todos eran bebés prematuros con pesos entre los 1 500 y 2 280 gramos, con aproximadamente un mes de vida.

Balmaceda indicó que se realizó un tamizaje inicial a once bebés prematuros internados que permanecían en el mismo cubículo, en el que se identificaron cuatro que portaban la bacteria sin presentar enfermedad en ese momento. Uno de ellos desarrolló luego enfermedad grave con un desenlace de muerte (el tercer fallecido) y otro caso que en este momento se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal.

El pasado 11 de junio se hizo otro tamizaje a otros 17 prematuros que están internados en el servicio y cuyo resultado se está a la espera.

La doctora agregó que los pacientes que permanecían en el servicio de neonatos fueron trasladados a dos salones habilitados como medida de contingencia para continuar la atención mientras se realizan las tareas de desinfección.

También fue enfática en que desde este viernes una enfermera de la Unidad de Prevención y Control de infecciones estará supervisando y registrando todos los procesos que se realizan en este servicio.

“Esta supervisión se hará 24 horas por tiempo indefinido, durante los tres turnos”, indicó Balmaceda.

Otra medida que el centro médico aplicó es la disminución de la capacidad de atención al 80% para mejorar la distribución y distanciamiento entre los distintos pacientes.

“En algunos casos la bacteria puede ser letal para estos bebés que son de gran riesgo por las condiciones propias de su prematuridad”, mencionó la directora médica.

La bacteria comúnmente se encuentra en los intestinos o el tracto genital inferior, en los recién nacidos puede provocar una enfermedad grave conocida como enfermedad estreptocócica del grupo B.

En investigación

La Unidad de Vigilancia Epidemiológica y la Unidad de Prevención y Control de Infecciones del HSJD iniciaron la investigación de los casos, situación que, de acuerdo con el centro médico, ya fue reportada al Ministerio de Salud y a la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la CCSS.

El doctor Manuel Ramírez Cardoce indicó que “se han analizado los casos fallecidos, recuperados y de los recién nacidos que portan la bacteria, sin encontrar todavía una causa o fuente común. También se han tomado muestras ambientales, de las fórmulas y de las superficies para cultivo por microorganismos sin que haya habido hasta el momento crecimiento de este germen en ninguna de ellas".

Como es una investigación que está en curso, las autoridades expresaron que en su momento se dará a conocer los resultados.

Cuanto más temprano nace un bebé, más alto es el riesgo de tener complicaciones.

“Los bebés prematuros, en especial, los que nacieron con mucha anterioridad (un parto prematuro es el que ocurre antes de la semana 37 de embarazo), suelen tener mayores complicaciones médicas como problemas respiratorios, corazón, cerebrales, gastroinstestinales, control de temperatura, metabólicos, sistema inmunitario y sanguíneos.

“Ante la presencia de microorganismos como el Streptococcus agalactiae pueden enfermar gravemente. Entre las manifestaciones potencialmente mortales se incluyen neumonía, meningitis (inflamación de las membranas y del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal) e infección en el torrente sanguíneo (bacteriemia)

“En los bebés, la enfermedad producida por estreptococos del grupo B puede ocurrir dentro de los seis días de vida (inicio temprano) o hasta 90 días después del nacimiento (inicio tardío)”, explicaron las autoridades del Hospital San Juan de Dios.