Última Hora

Luego del fracaso de la mesa de dialogo bajo los parámetros del Programa Estado de la Nación, el Gobierno anunció que trabajará desde ya en una nueva propuesta de consenso.

La propuesta original se estrelló contra las críticas de escasa representación y cupo, así como de tener una agenda reducida que no abarcaba el interés total de los diferentes sectores.

“El diálogo es la vía costarricense, el mecanismo por el cual hemos construido los grandes acuerdos que nos caracterizan como democracia (…) Sin embargo, el mecanismo inicial propuesto por el Programa Estado de la Nación establecía unos criterios que al no cumplirse a este punto, no hacía posible dar inicio al proceso.

“Dada esta realidad de la metodología inicial, se hace necesario construir un nuevo mecanismo. Nuestra convocatoria sigue abierta porque Costa Rica necesita dialogar para resolver la emergencia fiscal. Trabajaremos en las próximas horas y días de manera multisectorial para alcanzar la mejor fórmula que permita concretar el diálogo”, dijo el Gobierno en una carta firmada por el presidente Carlos Alvarado y el diputado y presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank.

Críticas

El fracaso de la mesa multisectorial, anunciado esta tarde por el director del PEN Jorge Vargas Cullel, desató una nueva ola de cuestionamientos contra el Gobierno precisamente por las advertencias que diferentes sectores ya habían hecho del planteamiento original.

“Ya es hora de que el Gobierno se ponga serio y que entienda que no se puede negociar y salir de esta crisis solo con sus amigos y aliados en la Asamblea Legislativa. Debe definir muy claramente una propuesta aterrizada, concreta y realista y después negociarla con todas las fracciones legislativas y validarla con los sectores”, dijo el diputado del PUSC, Pablo Heriberto Abarca.

“La cancelación de la mesa de diálogo del Gobierno era crónica de una muerte anunciada, no estaban las condiciones mínimas necesarias para defender la democracia, para proponer de parte del pueblo y para generar oportunidades que le beneficiaran al país”, aseguró a su vez el independiente Jonathan Prendas.

“No era prudente excluir, dijimos que había un desequilibro y no había equidad, para que esta mesa prospere debe recomponerse su conformación como señalamos, se deben incluir más sectores”, añadió el diputado de Restauración Nacional, Carlos Avendaño.

“Esa mesa de diálogo y de propuesta era necesaria para la construcción de las medidas que hay que tomar, como país estamos perdiendo muchísimo tiempo para poder tomar acciones que no golpeen más a los costarricenses. Yo espero que le Ejecutivo tenga una medida alternativa ante el fallo de su propuesta de diálogo”, lamentó la verdiblanca Paola Valladares.


La Defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, hizo un vehemente llamado a todos los actores, para que “por el bien de Costa Rica se superen las diferencias que dieron al traste con la iniciativa de diálogo, ya que la Patria debe estar por sobre cualquier interés particular o gremial”.

“Bajo las actuales circunstancias, es imprescindible fortalecer las raíces democráticas que perfilan el sistema político costarricense para que, entre todos y todas, encontremos las vías de solución por las cuáles superaremos éste difícil momento histórico”, aseguró Crespo.

La Cámara de Comercio, uno de los 12 invitados que sí aceptó asistir a la mesa, reiteró que acudirá al nuevo llamado especialmente luego de los datos de pobreza revelados este viernes por la última Encuesta Nacional de Hogares del INEC.

“Somos respetuosos de la institucionalidad y acudiremos responsablemente al llamado que se nos haga para dialogar en una mesa con representatividad de diferentes sectores. Este llamado debe tener un único objetivo y debe estar centrado en la urgencia de reactivar economía y mejorar competitividad del país”, aseguró su presidente, Julio Castilla.

“Es evidente que el Gobierno está pagando el alto precio de no tener ninguna credibilidad en importantes sectores, ya no solo de la ciudadanía, sino de los organizados. El Gobierno, en su soberbia y prepotencia, sigue sin leer correctamente que esta sociedad está en ebullición y no soporta que la manipulen y la sigan engañando”, dijo a su vez el secretario de la ANEP, Albino Vargas, uno de los que declinaron la invitación al diálogo propuesto.