Última Hora

Un sinsabor quedó en el Tribunal que condenó a una pareja de salvadoreños por el homicidio de su hijo de cinco años. 

Según los jueces, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) pudo hacer más a favor del pequeño, quien fue víctima de golpizas y maltratos.

Cuando el menor falleció, trascendió que la institución supo del caso desde días antes, pero la trabajadora social a cargo no ubicó la vivienda de la familia. 

Poco después, el PANI se vio envuelto en otros escándalos tras la muerte de una niña en Tuetal Norte, que provocó la intervención de la sede en Alajuela

Este miércoles, el sujeto de apellido Pérez y la mujer apellidada Marroquín fueron condenados a 78 años de prisión. A cada uno le impusieron 35 años por homicidio calificado y cuatro por tenencia de imágenes de contenido de abuso sexual infantil.

La muerte del menor ocurrió en Sabanilla de Alajuela entre el 8 y 9 de mayo del 2019. Durante el juicio se estableció que el niño fue maltratado desde antes de que sus padres lo trajeran de El Salvador.

Pero fue aquí, en Costa Rica, donde recibió los castigos más severos que le provocaron la muerte.