Última Hora

Corresponsal en la zona: Donaldo Hernández

Algunos transportistas costarricenses que están del lado nicaragüense mostraron su malestar por tantos días sin poder cruzar la frontera.

Producto de esto ya existe una enorme fila de transportistas en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica.

Además dicen que se están exponiendo a enfermedades.

Fronteras abiertas

Mientras tanto, las autoridades insisten en que las fronteras del país siguen abiertas.

Afirman que la paralización comercial que actualmente existe es por parte de los mismos transportistas que se oponen a las medidas sanitarias establecidas.

Desde el pasado viernes 22 de mayo nuestro país empezó a aplicar una nueva opción en la frontera sur para que los transportistas de ese país puedan entrar y que mantenga el control que se sigue para evitar la propagación de virus.

El gobierno de Panamá y el de Costa Rica acordaron un plan piloto para bajar la presa de furgones y agilizar el tránsito de mercancías.

Entre esas medidas ofrecidas están: las caravanas escoltadas, el monitoreo de camiones con GPS y el enganche o desengache, sin embargo, algunos transportistas de la frontera sur no han visto con buenos ojos las alternativas y por eso han decidido cerrar las fronteras, generando largas filas y caos en la zona.

Ante esto, las autoridades de nuestro país son claras en que el paso por territorio nacional está habilitado, siempre y cuando se cumplan las medidas sanitarias que se establecieron para la protección de la ciudadanía costarricense.

Recordemos que desde el pasado 18 de mayo se eliminaron los test generales para COVID-19 a los transportistas, ahora las pruebas solo se realizan a los transportistas que ingresen directamente a zonas en suelo tico.

Por su parte en la frontera con Nicaragua, las negociaciones para una posible apertura están varadas. El gobierno nicaragüense sigue manteniendo el cierre y esto igualmente genera caos y largas filas en la zona.