Última Hora

Rodolfo Cordero, es un funcionario de limpieza de vías de la Municipalidad de Cartago. Ayer viernes 31 de julio, mientras estaba haciendo sus labores cotidianas, encontró dos celulares de última generación tirados en la acera.

Teletica.com conversó con Rodolfo Cordero, quién nos contó que los hechos ocurrieron a eso de las doce del mediodía. Al ver los celulares los puso en el carretillo para resguardarlos y comenzó  a buscar a sus dueños. En eso sonó uno de los teléfonos.

“Los señores estaban en ese momento, almorzando en un restaurante, por lo que yo se los fui a dejar”. Les dije, “Aquí están los celulares, estos son los valores que le dan a uno los padres y abuelos, la honradez. Para que vean que en la municipalidad vean tienen un trabajador honesto, honrado y responsable”

Le devolución en efecto se dio en el Restaurante Corrado, su dueño Corrado Vatti, decidió llamar al alcalde Mario Redondo, para contarle lo sucedido y destacar la honradez de su colaborador.

“Lo que hizo este señor es un ejemplo a seguir, por lo que llamé a su empleador para que le diera un reconocimiento. Todas las mañanas lo veo limpiando las aceras, me parecía buena persona y  ayer me lo confirmó”

Por su parte el alcalde hizo un reconocimiento público por el gran gesto de Cordero.

“Nos llena de enorme satisfacción, esto revela que hay gente de altos valores, noble y honesta en la función pública” manifestó Redondo.

No es la primera vez

Este vecino de Guadalupe de Cartago, de 60 años y con diez años de trabajar en la municipalidad, ya ha devuelto celulares y hasta dinero en efectivo.

Hace dos años devolvió un celular a una señora de Santa Gertrudis, quien se puso  a llorar cuando pudo recuperar su dispositivo.

 Hace cinco años encontró  28 mil colones que resultaron siendo de un compañero de la Municipalidad y hace tres años devolvió un sobre con dinero en efectivo.

“Hace tres años iba caminando por la zona en donde estaba el Banco Agrícola, y me encontré un sobre un dinero en efectivo. En eso vi a un señor que estaba diciendo que se le había perdido un sobre de una planilla. Me preguntó si lo había visto y le dije que yo tenía su platita”

Las anécdotas no terminan. Hace cuatro años se encontró un bulto en una pulpería y en su interior se escuchaba un celular sonando. Con el dueño de la pulpería como testigo, abrió el bulto y contestó, era la dueña a quién le habían robado su pertenencia en el Hospital de Cartago y no sabía cómo había llegado en ese establecimiento.  “En el fondo del bulto habían 20 mil colones”, agregó Cordero.

Redondo indicó, que llamaron a Cordero para felicitarlo ya que es el tipo de conductas y principios que quieren favorecer.

El dueño del restaurante comunicó que próximamente invitarán a comer a “don Rodolfo” y a su familia, como un acto de agradecimiento por su buena acción.