Última Hora

La tormenta tropical ETA, que se desplaza en estos momentos por el mar Caribe, podría convertirse en huracán para la tarde o noche de este lunes, según confirmó esta tarde el presidente del a Comisión Nacional de Emergencias, Alexánder Solís.

El fenómeno mantiene en alerta amarilla a buena parte del país por la inminente llegada de lluvias y vientos que la hasta ahora tormenta tropical traerá consigo.

Solís, quien se desplazó desde este sábado a la Zona Sur para coordinar con los comités de emergencia locales la atención del fenómeno, explicó que en varias zonas ya se reportan crecidas de ríos y fuertes aguaceros pero que será a partir de esta noche cuando los efectos sean mas evidentes, especialmente con la entrada de humedad desde el Pacífico.

El jerarca aseguró que ya están listos los equipos de trabajo que se encargarían de la movilización de personas ante eventuales necesidades de evacuación, especialmente en aquellas zonas de riesgo, pero insistió en que las personas deben poner de su parte para aceptar esos traslados sin oponer resistencia.

El otro llamado que realizó fue para que aquellas personas que sean positivas por COVID-19 o hayan tenido contacto directo con contagiados lo informen de manera anticipada a las autoridades, para así proteger a los funcionarios de los comités de emergencia y otras personas evacuadas.

Solís afirmó que mantendrán una vigilancia estricta de Eta y su impacto para determinar si es necesario elevar el nivel de alerta en el país y que durante este lunes se movilizará a Coto Brus, Pérez Zeledón y otras zonas del Pacífico Central pues es ahí donde se sentirá primero la influencia del fenómeno.

Centroamérica en alerta

Pero Costa Rica no es el único país en alerta por Eta.

Las autoridades de Nicaragua también alertaron este domingo que la tormenta tropical amenaza con convertirse en un huracán de categoría uno y que podría impactar el martes en las costas centroamericanas.

Si se convierte en huracán, los "vientos podrían alcanzar los 120 km/h previo al impacto en algún punto entre Cabo Gracias a Dios (fronterizo con Honduras) y la ciudad de Bilwi", principal localidad del Caribe Norte de Nicaragua, afirmó en rueda de prensa el director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca.

Se estima que en Bilwi, también conocida como Puerto Cabezas, viven más de 40.000 personas, mientras que en las demás comunidades del litoral norte que están ubicadas en la zona de posible impacto habitan otras 40.000, según datos del gobierno regional.

Baca precisó que Eta se desplaza en estos momentos a 65 km/h a 198 km de Cabo Gracias a Dios y a 676 km de la ciudad de Bilwi, con posibilidad de aumentar en intensidad y cambiar de categoría la tarde del lunes, cuando se aproxime a las costas de Nicaragua.

De acuerdo con las proyecciones de Ineter, Eta podrían tocar las costas del Caribe nicaragüense la madrugada del martes para luego debilitarse, principalmente cuando pase por las montañas del norteño departamento de Jinotega.

El gobierno nicaragüense declaró el sábado alerta amarilla (preventiva) en la región del Caribe norte y los norteños departamentos de Jinotega y Nueva Segovia, en el Pacífico, para agilizar los preparativos para una eventual emergencia.

El director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González, dijo que este domingo tienen previsto terminar de evacuar a familias que viven en los cayos Miskitos, frente a las costas del caribe norte.


También están resguardando las comunidades indígenas que están ubicadas sobre el litoral norte y en río Coco, al este de la frontera con Honduras.

Este domingo, el gobierno envió a la región del caribe un segundo convoy con víveres y provisiones para que las unidades de Sinapred, incluida Defensa Civil del Ejército, garanticen la atención a poblaciones afectadas, señaló González.

Eta también mantiene vigilantes a El Salvador, donde el gobierno elevó este domingo el nivel de alerta en todo el país.