Última Hora

El tráfico ilícito de combustibles sigue latente en la Zona Sur del país, pese a contar con una ley que castiga este delito con hasta 5 años de cárcel.

Dos gasolineras que se ubican muy cerca de la línea que limita a Costa Rica con Panamá se han vuelto un dolor de cabeza para los expendedores de combustible de la Zona Sur del país.

Según consta en una denuncia interpuesta ante el Ministerio Público, en La Unión de Sabalito de Coto Brus decenas de costarricenses cruzan al lado panameño, llenan tanques y pichingas para revender el combustible, todo al margen de la ley.

Estos hechos no solo ocurren en este sector, también hay casos registrados en Paso Canoas.

Recope asegura que ellos realizan las intervenciones necesarias, una vez que las autoridades decomisan el producto.

En Panamá los precios de los combustibles son más baratos, esta es una de las principales razones que incentivan este delito.

Las personas que importen combustibles de manera ilegal podrán ser sancionadas con hasta 5 años de prisión.

Pese a que la ley probada este año aún no cuenta reglamento ya se está aplicando.

Sin embargo, es necesario un trabajo coordinado entre las instituciones para evitar que el tráfico ilegal de combustibles siga siendo un problema en la frontera con Panamá.