Por Elías Alvarado

A pesar de que en New York no reportó ni una sola muerte por coronavirus este domingo, pero a raíz del rebrote en otros estados las autoridades neoyorquinas temen el regreso masivo del virus para los meses de octubre y noviembre, por lo que los hospitales ya se están preparando con la compra de suministros y los equipos necesarios.

En Florida el panorama no mejora, tras los 15,300 casos reportados ayer se esperaban cambios en la atención de la emergencia por parte de las autoridades, sin embargo, el día de hoy dieron a conocer que las clases darán inicio en septiembre y no hubo anuncio de nuevas medidas para mitigar la crisis en la que están, hoy se reportaron 12,400 nuevos casos.

Así como New York está tomando medidas desde ya, el estado de California ha ordenado el cierre de restaurantes, bares, cines entre otros establecimientos, para prevenir un aumento de casos.

Una costarricenses que vive en Carolina del norte aquí en los Estados Unidos, enfrenta el COVID-19 con 7 meses de embarazo, se encuentra hospitalizada en cuidados intensivos y su esposo lidia también con el virus desde casa.

Marvin Villalobos y Jessica Núñez son una pareja costarricense que viven en el estado de Carolina del Norte, en los Estados Unidos, hoy se enfrentan al COVID-19.

Ambos fueron diagnosticados con el coronavirus el pasado 28 de junio, Jessica tiene una semana de estar en el hospital, con 7 meses de embarazo no ha sido nada fácil enfrentarse a esta situación.

El temor por su salud, la de esposo, el bebé que lleva en su vientre y la de su hija de 7 años es constante

Una amiga los visitó sin saber que tenía el virus, luego de unos días ella, su esposo, tres adultos más y 3 niños dieron positivo al virus también.

Su esposo Marvin lidia con el virus desde casa, y cuida de la pequeña de 7 años, han tenido que tomar muchas medidas para evitar que Emily se contagie.

Afortunadamente los doctores dicen que van superando el virus favorablemente y esperan pronto volver a estar en casa juntos en familia.