Última Hora

Tras un exhaustivo trabajo de científicos costarricenses se logró conocer que "las dos formulaciones de anticuerpos equinos son capaces de inhibir la efectividad del coronavirus", así lo anunció el doctor Carlos Araya, rector de la Universidad de Costa Rica.

Los resultados se revelaron tras una serie de pruebas realizadas en la Universidad de George Mason en Estados Unidos, que indicaron que la estrategia costarricense permite obtener anticuerpos que neutralizan el virus del SARS-CoV-2.

Los anticuerpos podrían impedir que la enfermedad de COVID-19 progrese en los pacientes, lo que a su vez facilitaría su recuperación. 

"Estos sueros tienen, al menos, una eficacia cien veces más potente que el plasma convalenciente (anticuerpos de pacientes recuperados)", aseguró Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Sin embargo, Macaya fue enfático en decir que esta terapia no es un sustituto de la vacuna, pero sí "una estrategia para llevarnos como país hasta que tengamos acceso a la vacuna y que perdamos la menor cantidad de pacientes por COVID-19”, agregó.

"Traemos un mensaje de esperanza porque el trabajo duro de los cuatro meses anteriores van rindiendo sus frutos. Los resultados de las pruebas de control de calidad (...) han superado las pruebas", comunicó Alberto Alape, investigador del Clodomiro Picado.

¿Cuál fue la estrategia?

Se introdujo en los caballos una proteína viral, que en palabras sencillas, se trata de la proteína que permite el ingreso a la célula humana, "la llave". 

Las pequeñas cantidades de la proteína le permiten al sistema inmunológico del caballo crear anticuerpos que bloquean "esa llave".

¿Cuál es el siguiente paso?

Tras los resultados positivos, ahora se continuará con la fase de estudios clínicos. 

Primero se debe aprobar el protocolo por parte del Comité Ético Científico de la CCSS, para velar por los intereses de los pacientes que se someterán a las pruebas, además se compararán las dos preparaciones de anticuerpos desarrolladas por el Instituto Clodomiro Picado.

Una se hizo exclusivamente contra la proteína que actúa como llave del virus para ingresar a las células, y la otra preparación fue hecha contra otras proteínas.

Estas comparaciones permitirán dilucidar cuál de las dos preparaciones funciona mejor, para esto se aplicarán los sueros en dos grupos de pacientes que en total serán 24.

De ser efectivo ¿se podrá patentar?

Durante los últimos 50 años, el Instituto Clodomiro Picado ha utilizado el mismo método para elaborar sueros antiofídicos contra la mordedura de serpientes, al igual que otros países alrededor del mundo.

“No podemos pensar en que vamos a patentizar ese procedimiento, más bien lo que planteamos es la posibilidad de facilitar a otros institutos de carácter público en el mundo que tengan capacidad de aplicar un procedimiento similar”, explicó Carlos Araya.