Última Hora

Grupos reducidos de hasta siete jugadores en sectores de la cancha diferenciados.

Apenas termine un grupo, ingresará el otro y las prácticas serán de entre 45 minutos a una hora de tiempo.

Esta será la realidad a la que tengan que adaptarse los 12 clubes de la Primera División a partir del próximo viernes 1° de mayo, fecha en la que el Ministerio de Salud avaló el regreso a los entrenamientos.

Estas prácticas estarán llenas de particularidades, entre las que destacan la reducción del número participantes, es decir, se realizarán sesiones de al menos cinco o siete jugadores, y evitar en lo posible el contacto físico.

Según explicó, el técnico de La U Universitarios, Marvin Solano, los entrenamientos cambiarán drásticamente, aunque asegura que aún no tienen claros los lineamientos, pues algunos aseguran que la planilla se dividirá en grupos de cinco y otros de siete jugadores.

“Lo que se puede trabajar básicamente es acondicionamiento físico, porque al no permitirse el contacto, que el fútbol es un deporte donde siempre hay contacto, básicamente son trabajos de adaptación física y técnica.

“Por ejemplo, si usted va a trabajar recuperación del balón tras una pérdida, que es algo que está a la moda, ¿cómo lo va a trabajar a distancia? No se puede, entonces si es planear trabajos hasta donde se nos permita”, explicó Solano.

Uno de los aspectos que más preocupan al estratega es el espacio, pues, mientras algunos equipos cuentan hasta con cuatro camerinos donde se pueden distribuir a los jugadores, equipos como La U u otros solo tienen uno.

“Ahora tenemos que tratar de adaptarnos y esperando a la confirmación del protocolo que debería ser aprobado por el Ministerio de Salud. Esperamos las directrices de Unafut para aplicar lo que tenemos preparados que serían trabajos en pequeños grupos y hacer análisis de trabajo por líneas”, explicó el entrenador.

Otro de los puntos más drásticos que tendrán los cambios será la eliminación de los ejercicios de trabajo reducido como rondos o conocidos “monitos”, prácticas de uno contra uno y marcaje, así como perder casi por completo los trabajos tácticos y de sistema con toda la planilla.

“El trabajo será básicamente técnico, tácticamente pero muy analítico, físico y en técnico del balón que es lo que se podrá hacer”, añadió.

El estratega académico insistió que tanto él como sus jugadores tienen mucha incertidumbre, pues falta pulir muchos detalles.

“Hay cosas que no me quedan claras, entiendo el esfuerzo y que si el Ministerio lo autoriza pues ellos son los expertos, pero creo que faltaba aclarar muchos puntos.

“Hay algunos jugadores que tienen miedo y están inquietos y lo que he visto en otros equipos, también tienen cierta inquietud”, concluyó.

Entrenamientos de menos de una hora.

El nuevo sistema de prácticas apenas consistirá de sesiones como máximo de una hora, muy distintas a los entrenamientos normales de cada club.

Primero ingresarán siete jugadores a los camerinos, se cambiarán y realizarán la práctica. Entre un grupo de futbolistas y otro habrá entre media hora y 45 minutos de diferencia para que no exista saturación en los vestidores.

Todos deberán acatar las medidas higiénicas e incluso, en equipos con espacio reducido se optará porque los jugadores ya lleguen cambiados a las canchas.

Pero más allá de los terrenos de juego, ahora los clubes también podrán realizar otro tipo de prácticas que es el uso del gimnasio.

El preparador físico del Herediano, Manuel Víquez, quien además es dueño de un gimnasio que le da servicios al 'Team', explicó cómo serán estas sesiones con los futbolistas.

“Hay varias ventajas, pues al poder administrar el gimnasio puedo ponerle horarios especiales para todo el equipo. El gimnasio es de 800 metros cuadrado, así que podré tener a lo más 10 o 15 personas con horarios.

“Se marcará el lugar donde va cada persona para que se respete el espacio que será de casi tres metros por persona, por lo que no habrá nada de contacto. Además, entre serie y serie se espera desinfectar todo el local y hacerle una limpieza extrema”, indicó Víquez.

Víquez cree que, pese a que serán más limitados en espacio y contacto, los ejercicios con balón se podrán realizar sin problema.

“Lo que más se va a trabajar serán trabajos de fuerza en general y trabajo aeróbico más específico. Los trabajos con balón pueden ser desde trabajos básicos con balón que incluyen trabajo aeróbico en medio del ejercicio y circuitos de definición.

“Lo que no se puede hacer es trabajos de confrontar, uno contra uno, tres contra tres, pues tiene el agravante del acercamiento del jugador, para un trabonazo de meter cuerpo y eso sí no se hacen”, explicó el preparador físico.

La idea es que los clubes dividan la cancha de entrenamiento en pequeños bloques para así respetar los lineamientos y así trabajar por líneas: porteros, defensas, mediocampistas y delanteros.

Ahora comenzará la búsqueda de los entrenadores por sistematizar cada sección y entrenamiento para que a la hora de los partidos todo salga de la mejor manera, un ejercicio que será prácticamente un rompecabezas para los cuerpos técnicos de la Primera División.