Última Hora

El Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) determinó que todavía no están en Costa Rica las variantes británica, sudafricana y brasileña del coronavirus. 

Sin embargo, cuando lleguen, no traerán consecuencias positivas al sistema de salud y a la cantidad de contagios. 

Según Francisco Duarte, Coordinador del Laboratorio de Genómica, es cuestión de tiempo para se detecten en el país.

“Si se ve la dinámica de la enfermedad es una pandemia y no respetó fronteras desde el inicio del evento, lo mismo sucede con este tipo de variantes. Siguen la misma dinámica y se van a estar repartiendo. Es una cuestión de tiempo y lo que nosotros tratamos es detectarlas lo antes posible", aseguró Duarte.

Según el experto, los datos recopilados hasta el momento muestran que las variantes identificadas especialmente en Reino Unido y Sudáfrica tienen mayor transmisibilidad, es decir, generan más casos. 

A pesar de esto, "no hay datos, todavía, de estudios revisados y publicados que nos digan que existen una mayor severidad en cuanto a los casos". 

Si la variante actual produce "N" cantidad de casos, esta producirá más. 

¿Qué consecuencias traerá?

Según el doctor Duarte, las nuevas variantes podrían generar impacto directo en el sistema de salud porque habrá más enfermos, tal vez no más graves, pero sí más cantidad.

"Se puede someter al sistema de salud a un estrés más grande de lo que ya venía soportando", dijo el doctor.

Inciensa se encuentra recolectando muestras todas las semanas para hacer los análisis. Los próximos resultados podrán estar a finales de febrero.