Última Hora

El Sistema Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube), que contiene información sensible de los costarricenses, entregó información confidencial a Casa Presidencial antes de firmar el convenio de intercambio que utilizó posteriormente la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

El director del sistema, Erikson Álvarez Calonge, se abstuvo de responderle a los diputados de la comisión UPAD la razón técnica o legal que permitió el traslado de información al asesor presidencial Santiago Álvarez a finales de 2018, a pesar de que el convenio de intercambio entre Sinirube y Presidencia se firmó en marzo de 2019.

El director, asesorado por su abogado, también se abstuvo de responder qué información se trasladó en ese momento pese a que los diputados de la comisión expusieron oficios firmados por él mismo donde se aprueba el traslado de datos sensibles al asesor.

Sí afirmó que antes de ese convenio no existía ningún otro acuerdo con Presidencia.

Erikson Álvarez también ofreció a los diputados una lista de los funcionarios de Casa Presidencial con las que se firmaron acuerdos de confidencialidad para el acceso de datos sensibles, entre los cuales no figuraba Santiago Álvarez.

El director, además, confirmó que los datos trasladados a Presidencia no se anonimizaron, o sea que se trasladaron con nombres y apellidos de toda la población.

También reconoció que Sinirube no tiene la capacidad de supervisar el uso y seguridad que tengan las instituciones a las que trasladan información sobre esos datos, pues aseguró que no tienen el personal necesario para hacer esa labor de fiscalización y que eso queda entonces a responsabilidad de cada institución.

Álvarez aseguró que actualmente hay convenios de traslados de información con 48 entidades y que el de Casa Presidencial se solicitó en setiembre de 2018 por medio del entonces ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza.

El Sinirube se creó por ley como una herramienta para identificar a los actuales y potenciales beneficiarios de las instituciones y programas de bien social para así asegurarse que esas ayudas lleguen a quienes más lo necesiten.

Eso, sin embargo, hace necesario entonces recabar información sensible en temas como padecimientos de salud física y mental, nivel socioeconómico, dirección física e incluso preferencia sexual, según afirmó la Defensora de los Habitantes en esa misma comisión.

Esa afirmación, sin embargo, fue negada por el propio director.

 ​Álvarez también negó que el Sinirube firmara convenio alguno con UPAD y que el sistema se enteró de esa unidad por la prensa, pues el intercambio de información se dio con Presidencia.