Última Hora

La Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) y la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) rechazan el nombramiento de Steven González Cortés como el nuevo jerarca del Ministerio de Educación Pública (MEP).

El funcionario, quien fungía hasta la semana pasada como viceministro administrativo de la cartera, asumió el puesto tras la renuncia de Giselle Cruz. Esta salida se dio tras la aplicación de un polémico cuestionario como parte de las pruebas FARO, en el que se les solicitó a los estudiantes información sensible, en su mayoría relacionada con la condición de sus viviendas y bienes materiales que tenían en ellas.

¿Cuáles son los motivos para oponerse al nombramiento? De acuerdo con Albino Vargas, secretario general de la ANEP, González tiene un “paso controversial” por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) que, considera, debería ser conocido ampliamente por la opinión pública.

Vargas se refiere al despido que tuvo González en esa institución, hecho que confirmó el secretario general del sindicato de Recope, Manuel Rodríguez, quien, eso sí, aclaró que se trató de un proceso finalmente ganado por el hoy ministro, al punto que tuvo derecho a una reinstalación en el puesto. Además, el 2 de abril de 2018, la Procuraduría General de la República, a través del documento AEP-AR-6-2018, indicó que González no cumplió con la idoneidad del servidor, para el desempeño de los dos puestos que ocupó dentro de Recope: director de Recursos Humanos interino y asesor ejecutivo.

Como segundo motivo para oponerse a este nombramiento está, según el sindicalista, que González formó parte del comité encargado de las pruebas FARO y el polémico cuestionario de factores asociados, por lo que considera inconveniente que ahora sea él, precisamente, quien lidere el ministerio.

También afirma que, aunque no es un requisito para el puesto, la tradición es que el ministro de Educación sea educador de profesión y González no lo es. De acuerdo con el currículo publicado en la página web del MEP, el nuevo jerarca es licenciado en Administración Financiera del Tecnológico de Costa Rica.

“Me parece que Alvarado (presidente de la República) no tiene opciones, nadie quiere embarcarse con un Presidente y un Gobierno tan desacreditado y seguro no había de dónde escoger; pero fue un gran error”, aseveró Vargas.

En el caso de APSE, su secretario general, Dennis Solís, comentó que consideran que González no es la persona más apta por no estar formado en la carrera de Educación.

“Son decisiones unilaterales, sin consultar al sector sindical y a las personas envueltas en el sector educativo. Toman decisiones como dioses del Olimpo y terminan en hechos como el que vimos con las pruebas FARO”, explicó Solís.

Agregó que la renuncia de la ministra Cruz no soluciona nada y es una salida de Casa Presidencial para que se "enfríen las aguas", en un escenario donde no han dado explicaciones o disculpas por lo ocurrido.

Por otra parte, Gilberth Diaz, presidente del SEC, indicó que prefieren no adelantar criterio antes de que el MEP dé su informe sobre lo sucedido a la Junta de Relaciones Laborales, para saber hasta qué punto González estuvo involucrado en la toma de decisiones en las pruebas FARO.

Diaz afirmó que, independientemente de quien ocupe el cargo, no creen que esa persona pueda hacerle frente a la crisis en educación en lo que queda de la actual administración.