Última Hora

El Sindicato Nacional de Enfermería y Afines (SINAE) presiona por renuncias en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tras polémicas contrataciones para la compra de mascarillas. 

El secretario general, Lenin Hernández, señala directamente a quien está al frente de la Gerencia de Logística de la institución. 

​“El responsable es Luis Fernando Porras y su asesor Hans Vindas, con todas las falencias algo huele muy mal, no hay transparencia ni claridad en este proceso. Lo más honorable que pueden hacer estos dos señores es renunciar a sus puestos o bien, que la Junta Directiva de la CCSS les abra una investigación preliminar y los separe de sus cargos”, dijo Hernández este martes.

El representante sindical se refiere a supuestas irregularidades en compras realizadas durante la pandemia, "que lejos de salvaguardar la integridad de los funcionarios que están en la primera línea, más bien los expone a contagios".

El caso

El periódico La Nación denunció, días atrás la firma de un contrato por $4 millones para la compra de 12 millones de mascarillas en el mercado asiático.

Ese acuerdo, según la investigación, se hizo en medio de una serie de anomalías por la nula experiencia de las empresas contratadas en esa materia y la falta de controles en el proceso.

Uno de los contratos, además, no se cumplió; por eso, la Caja inició un proceso contra la empresa, que a la fecha ha entregado apenas 2.1 millones de mascarillas a la institución.

La adjudicación fue otorgada a un contador público y a una empresa de comunicación política. Según La Nación, las mascarillas entregadas no cumplen con los requisitos fijados por la Caja, pero la Gerencia de Logística aceptó que los proveedores presentaran las ofertas en idioma oriental, lo que hizo imposible verificar esos requisitos previamente.