Última Hora

Por segundo año consecutivo, no se realizarán procesiones ni vía crucis durante la Semana Santa. 

La Conferencia Episcopal de Costa Rica comunicó, este miércoles, las pautas para las celebraciones programadas entre el 28 de marzo y el 4 de abril. 

Una de las actividades que se modificará, debido a la pandemia de COVID-19, es la misa del Domingo de Ramos, que conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén. 

"Que los fieles se ubiquen en sus lugares y desde allí participen de los ritos que el sacerdote, acompañado de los servidores necesarios, realizará en la puerta de la
iglesia", indicaron. Es decir, no se realizará el tradicional recorrido con la palma bendita.

Los sacerdotes podrán realizar dos misas el jueves santo, según lo acordado por los obispos. Eso sí, la celebración no será como de costumbre. 

"Se omitirá el gesto del lavatorio de los pies y el traslado del Santísimo Sacramento al «lugar de la reserva» (que entre nosotros generalmente denominamos «Monumento»). La Misa tendría la estructura habitual de toda Celebración eucarística, salvo por la recepción de los óleos", agrega el documento. 

El viernes santo, celebración de la Pasión del Señor, la misa no debe realizarse más de una vez en cada parroquia. 

"La postración, con la que dicha liturgia da inicio, se realizará solamente en el caso de garantizar los cuidados sanitarios que aseguren la salud del sacerdote y demás asistentes, de lo contrario, será suficiente con que el sacerdote se mantenga de rodillas", dicen las disposiciones

La Iglesia Católica también contempla un cambio de horario de la "Vigilia Pascual". Las autoridades solicitan que se realice más temprano para que los fieles pueden volver a sus casas antes de la restricción vehicular sanitaria. 

"La Vigilia pascual no tendría que realizarse con premura alguna de tiempo. Pero en las condiciones actuales, recomendamos que se ponderen bien los tiempos al escoger el número de lecturas y al decidir si es propicio celebrar el sacramento del Bautismo", sugieren.