Última Hora

Serratia marcescens es la bacteria que ha generado un brote en el Hospital San Juan de Dios: ya suma tres recién nacidos muertos y otros tres infectados.

Manuel Ramírez Cardoce, especialista en Infectología, explicó a Teletica.com que se trata de una enterobacteria, es decir, una bacteria "normal" que viene del intestino. Esta puede afectar a cualquier paciente, pero ciertas condiciones o enfermedades son más peligrosas ante su presencia.

"Si bien es cierto en la mayoría de la gente no va a provocar una infección, si tengo algún factor debilitante, si tengo alguna condición médica importante, si estoy en una UCI, si tengo dispositivos, hay una probabilidad de que esa bacteria invada otros sitios y pueda generar una infección", explicó el médico.

Los recién nacidos contagiados se encontraban en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal, es decir, eran pacientes prematuros o muy bajos de peso. Normalmente, esta bacteria puede afectar la sangre o el pulmón. 

"Son pacientes muy delicados, con internamientos sumamente prolongados, con un montón de dispositivos, invasiones, y tienen mucho más riesgo de estar expuestos a diferentes organismos del hospital y adquirir infecciones intrahospitalarias", añadió Ramírez.

La bacteria se detecta por medio de diferentes tamizajes. Cuando se alcanza un número de casos positivos más alto de lo esperado, lo consideran un brote, como ocurrió en Neonatología. Los pacientes están tan graves que si presentan un cambio en su condición, no se considera, de inmediato, una señal de la bacteria.

Además, en los casos de fallecimiento, según el médico, es difícil atribuirle la mortalidad a la infección.

"Los pacientes que están muy graves, que llevan mucho tiempo en el hospital, que además tienen otro montón de enfermedades de fondo y están muy debilitados, si adquieren una infección y se mueren, no necesariamente uno puede decir que fallecieron por la infección", dijo Ramírez.

Dichosamente, esta bacteria detectada en el San Juan de Dios no es resistente a los antibióticos, por lo que los pacientes pueden mejorar con tratamiento.

De momento, tres pacientes han fallecido y dos se mantienen hospitalizados, pero "en buenas condiciones". El Hospital San Juan de Dios tomó la decisión de cerrar el servicio de Neonatología debido al brote. Asimismo, los equipos técnicos refuerzan todas las medidas posibles contra la bacteria.

Youtube Teletica