Última Hora

El pasado 11 de diciembre fue un día muy especial para seis niños hospitalizados. Keylor, Victoria, Kendall, Jeikel, Daniela y Melany recibieron del Ministerio de Educación Pública (MEP) su diploma de conclusión de estudios.

Por diferentes circunstancias ellos han pasado internados largo tiempo específicamente en el Hospital Nacional de Niños y San Juan de Dios.

Ellos culminaron el trabajo que realiza el Centro de Apoyo en Pedagogía Hospitalaria, que funciona con alianza del Ministerio de Educación Pública y la Caja Costarricense de Seguro Social.

El programa les brinda la posibilidad a los niños de continuar con sus estudios a pesar de no poder asistir al centro educativo y coordina con un grupo de docentes.

Cada uno de los menores hospitalizados tiene una historia difícil y diferente, nunca perdieron el interés por los estudios.

 “El título es un justo premio impregnado de entrega, entusiasmo, valor y de la fuerza que sólo la tienen los valientes. Son verdaderos superhéroes que inspiran esperanza”, indicó la institución.

Victoria y Kendall tuvieron una participación diferente en el acto. Ellos se unieron a sus demás compañeros de manera virtual desde la Unidad de Transplantes. Victoria recibió uno de hígado y Kendall de médula ósea, por lo que deben permanecer aislados.

Es la primera vez que la tecnología permite una “graduación incluyente” según dijeron funcionarios del MEP.

La graduación tuvo lugar en la sala de juegos del HNN, que se llenó con la presencia de familiares, funcionarios del MEP y de la CCSS, quienes vivieron momentos emotivos y conmovedores. 

Keylor y Victoria se graduaron de preescolar, y Kendall, Jeikel, Daniela y Melany de conclusión de la general básica.

A otros seis pacientes del HNN se les hizo un reconocimiento como “estudiantes dedicados”.

Estos pequeños gigantes saben que sus días pegados a la cama del hospital seguirán, pero no les frenó sus deseos de disfrutar este momento de triunfo. 

Milena Morales, madre de Melany, comentó muy emocionada que su hija luchó mucho por obtener este título, pues por su enfermedad no continuó en la escuela.  Mostró gratitud con el hospital y las maestras por la oportunidad que le dieron a su hija de graduarse.

“La actividad toca lo profundo del corazón porque son niños que han enfrentado dificultades gravísimas de salud. Tenemos niños quemados, niños con piel de mariposa, una niña trasplantada de hígado, un niño trasplantado de médula ósea, por citar algunos, que a pesar de la adversidad de su enfermedad y gracias al apoyo de las docentes y de los equipos de salud, estamos en esta celebración”, aseguró la directora del hospital de Niños, Olga Arguedas.