Última Hora

La pandemia del COVID-19 disparó las cifras de pobreza en Costa Rica a números que no se veían desde 1992.

La última Encuesta Nacional de Hogares presentada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos reveló que el nivel de pobreza llegó en julio anterior a 26,2%, lo que equivale a 419.783 hogares pobres, 83.888 más que el año anterior.

Esos números no se veían desde hace 28 años, cuando el índice alcanzó el 29,4%.

Si hablamos de pobreza extrema el porcentaje alcanzó un 7% de los hogares costarricenses para un total de 112.987, 19.445 más que hace un año.

La Encuesta Nacional de Hogares mide tanto la pobreza por hogares como invidiuos.

En términos de personas, la incidencia de la pobreza es de 30%, lo que significa que 1.529.255 individuos en el país no tienen lo suficiente para vivir.

Se estima que este año hay 321.874 personas más en esa condición.

“El porcentaje de personas que están en pobreza extrema es de 8,5% con un crecimiento de 1,8 p.p., lo que en cifras absolutas representa que se sumaron 96.697 personas a esta condición, para un total de 435.091 personas con ingresos per cápita iguales o inferiores al costo de la Canasta Básica Alimentaria en el 2020”, dijo INEC.

Aumenta pobreza en las ciudades

Por zona de residencia, la pobreza tuvo un crecimiento significativo en zona urbana con 6,6 p.p. más que hace un año, para un total de 26,4 %.

En la zona rural se situó en 25,5% lo que representa un incremento de 1,3 p.p.

La región Pacífico Central es la que presenta el nivel de pobreza y de pobreza extrema más alto con 34,7 % y 11,3% respectivamente; el año anterior esos indicadores fueron de 29,8% y 9,1 % en el mismo orden.

La segunda región es la Chorotega, con 31,7% y 9,0% de pobreza extrema y a su vez, es la región con el mayor crecimiento porcentual.

Las regiones Huetar Caribe y Huetar Norte no presentan variaciones estadísticamente significativas respecto al año anterior.

Aunque la región Central permanece con el nivel de pobreza y de pobreza extrema más bajo del país, con incidencias de 23,7% y de 6,0 % respectivamente, es la segunda región con el mayor crecimiento en puntos porcentuales, en la pobreza total 6,7 p.p., y en la pobreza extrema de 1,7p.p.

Entretanto, la región Brunca presenta una mejora estadísticamente significativa tanto en la pobreza total como en la pobreza extrema, en el primero muestra una disminución de 3,8 p.p., al pasar de 30,3 % en el 2019 a 26,5 % en el 2020, en tanto, la pobreza extrema pasó de 9,2 % a 5,9 % en el mismo periodo (una variación de 3,3 p.p.).

Pobres son más pobres

Los indicadores de brecha y severidad de los hogares en condición de pobreza también aumentaron con respecto al 2019, tanto para el total país como en las zonas de residencia.

Con respecto a la brecha de pobreza (qué tan pobres son los pobres), para el 2020 se sitúa en 10,1% para total país, esto es 2,1 p.p. más, respecto al 2019.

En la zona urbana este indicador pasa de 7,6% a 10,2% entre 2019 y 2020, mientras en los hogares de la zona rural pasa de 9,0% en el año anterior a 9,8% este año.

“El indicador de severidad de la pobreza, por su parte, refleja la desigualdad relativa que existe entre los hogares pobres, es decir, es una medida de concentración del ingreso entre los hogares pobres. La severidad del total país alcanzó llegó a 5,7% (1,3 p.p. más respecto a 2019), en la zona urbana es 5,8 % (1,6 p.p. más) y en la rural en 5,5 % (0,6 p.p. más)”, añadió el instituto.

Ingresos caen

A la par del aumento en la pobreza también se hace evidente la caída en los ingresos de todo el país.

En el ámbito nacional, el ingreso promedio por hogar es de ₡891.934 mensuales, que representa una variación del -12,2% respecto al año anterior cuando se ubicó en ₡1.016.358.

En términos per cápita (por persona), el ingreso se estima en ₡326.483 mensuales, lo que representa una disminución de 13,2% respecto a la estimación del 2019 cuando se ubicó en ₡376.333.

A nivel nacional el salario individual también disminuye: pasó de ₡650.004 en el 2019 a ₡560.143 en el 2020 (-13,8%), por su parte el Ingreso autónomo pasó de ₡165.958 en el 2019 a ₡107.325 en el 2020 (-35,3%).