Última Hora

Varios habitantes de la ciudadela Rositer Carballo tomaron ambos sentidos de la autopista General Cañas para exigirle al Ministerio de Salud que atienda varios casos sospechosos de COVID-19 en esa comunidad.

Según los vecinos, se trata de 7 familias que estarían afectadas por la enfermedad, entre ellos habría una menor de un año.

Durante unas dos horas hubo negociaciones con la Fuerza Pública, aunque por ratos la situación se puso tensa, con la presencia del equipo antimotines del Ministerio de Seguridad.

Con la llegada de dos funcionarios del Ministerio de Salud, los protestantes levantaron el bloqueo para reunirse durante una hora en la escuela de la localidad.

Al final, ambas partes llegaron a un acuerdo.

Para este miércoles iniciaría el testeo y seguimiento de casos sospechosos de COVID-19 en la ciudadela Rositer Carballo.