Última Hora

El ministro de Salud, Daniel Salas, confirmó este viernes que la otra semana se podría analizar traer al país otro tipo de pruebas para el COVID-19. Se trata de exámenes que detectan si una persona ha estado expuesta al virus o si ya desarrolló anticuerpos a la enfermedad.

Por el momento las pruebas que se utilizan en el país son la PCR, que detectan el virus directamente en las secreciones.

Salas indicó que para las pruebas que se quieren traer ha habido una intensa oferta, sin embargo, otras no cuentan con verificación de calidad, ya que eso depende mucho del fabricante y de las condiciones en las que se fabrican.

“Una prueba que no tiene la calidad suficiente lo que puede hacer es confundir más porque puede arrojar resultados negativos en personas que si debieron haber estado positivas o también al revés”, comentó Salas.

A pesar de esto, en las últimas semanas algunas agencias estrictas y autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) han idado el visto bueno a ciertos exámenes, por lo que se analizaría traerlas al país.

“Ya estamos analizando para la próxima semana poder autorizar este tipo de muestras, siempre y cuando ya hayan sido aprobadas por una agencia estricta, como por ejemplo la FDA de Estados Unidos o la EMA en Europa”, aseguró el ministro.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, comentó que la logística para adquirir cualquier tipo de prueba y en el volumen que se quisiera es un poco difícil.

“No es tan sencillo como tener los recursos y hacer un pedido”, dijo Macaya.

Esto a que es un tema, según indicó, regulatorio y hasta legal en algunas ocasiones.