Última Hora

El Ministerio de Salud confirmó, este lunes, 245 casos nuevos de COVID-19 y una muerte más. 

La víctima número 23 es una mujer de 92 años, costarricense, quien estaba internada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Calderón Guardia desde el sábado 4 de julio. Un día después, recibió el resultado positivo de la prueba. 

"Padecía enfermedad pulmonar obstructiva crónica y un antecedente neurológico", reveló Daniel Salas, ministro de Salud. 

Ese último factor de riesgo está relacionado a un accidente cerebro vascular. 

Desde el pasado 6 de marzo, cuando se detectó el primer contagio, Costa Rica acumula 5.241 diagnósticos positivos de COVID-19.

En las últimas 24 horas, los cantones con mayor aumento de casos fueron San José, Desamparados, Upala y Goicoechea. 

"Se contabilizan casos positivos en 79 cantones. Por edad tenemos 4.142 adultos, 245 adultos mayores y 765 menores de edad, 89 se encuentran en investigación", detalló el jerarca.

Según el último reporte, hay 88 personas internadas en distintos hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Nueve pacientes con edades entre los 40 y los 76 años están graves y requieren cuidados intensivos. 

"Prevemos que CEACO, que ya está en 60 (pacientes), se va a saturar en el transcurso de esta semana", advirtió Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS.

"Se registran 1.766 personas recuperadas en 77 cantones, se suman  San Isidro y Alvarado a la lista de cantones con casos recuperados por COVID-19. Tienen un rango de edad de cero a 94 años, de las cuales 801 son mujeres y 965 son hombres", agregó Salas. 

Diez mujeres y 13 hombres con edades entre los 26 y los 89 años han muerto en Costa Rica; en tres casos, el diagnóstico de COVID-19 se confirmó tras el deceso y las causas se mantienen en investigación.

"No podemos acostumbrarnos a contar las cifras como números solamente, sino que detrás de cada fallecimiento hay muchas familias que están pendientes, que han sufrido", concluyó el doctor Salas.